En las últimas horas del pasado jueves, la Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto que establece el marco regulatorio para la inversión pública y privada en toda la cadena del cannabis medicinal y Cañamo Industrial.

La iniciativa sumó 155 votos a favor, 56 en contra, en tanto que registró 19 abstenciones. Además se computaron 25 ausencias. 

Según indica esta ley, el objetivo de la misma  es brindar un marco regulatorio para la inversión pública y privada en toda la cadena del cannabis medicinal y complementar la actual legislación, la Ley 27.350, que autoriza el uso terapéutico y paliativo del cannabis. En el caso del cáñamo industrial, apunta a legalizar los eslabones productivos, los de comercialización y sus subproductos.

Así se definió esta nueva ley en Diputados. Foto: Perfil
Así se definió esta nueva ley en Diputados. Foto: Perfil

Por su parte, el proyecto también contempla la creación de una agencia reguladora, que oficiará como órgano rector y articulador de la cadena productiva del cannabis y tendrá a su cargo las múltiples instancias de regulación involucradas: la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal (Ariccame). Esa entidad tendrá autarquía técnica, funcional y financiera y orbitará en el ámbito Ministerio de Desarrollo Productivo.

Según informaron, al momento de analizar las solicitudes de licencias para producir cannabis medicinal o industrial, la nueva agencia establecerá los requisitos y antecedentes que se solicitarán al peticionante, con el fin de "maximizar los controles destinados a prevenir actividades ilegales, incluyendo el lavado de activos".

La diputada del Frente de Todos, Mara Brawer, abrió el debate y destacó la versatilidad de la planta: “Toda la planta se usa: la raíz, el tallo, las hojas, las flores y las semillas. Más de 25.000 productos se hacen con cáñamo y cannabis. Por eso es tan importante esta ley. Nace una nueva industria en Argentina. Estamos viviendo un momento histórico", indicó.

Foto: Infobae
Foto: Infobae

Mientras que el diputado de la UCR y titular de la comisión de Agricultura, Ricardo Buryaile, dijo que “venimos a tratar el cannabis con usos medicinales, no con usos recreativos, la sociedad nos está reclamando empatía. Quiero tener la convicción de estar apostando a la salud pública”.

Por otro lado, Paula Amoedo, de Juntos por el Cambio, sostuvo que el proyecto “tiene problemas de fondo, de forma y de procedimiento, Nos preocupa es que en más de 12 artículos se deja un vacío legal”.

Por último y en base a lo que se informó, el potencial económico para el desarrollo de la actividad del cannabis medicinal y el cáñamo industrial para el año 2025 se proyecta en 10.000 nuevos empleos (alto porcentaje en I+D+i), 500 millones de dólares en ventas al mercado interno anuales y 50 millones de dólares de exportación anuales, revelan los datos.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!