COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El Banco Chubut lanzó una línea de operatorias para empleados públicos que no pueden afrontar el pago de su tarjeta de crédito y préstamos personales, con una suspensión parcial de este último beneficio que vence el próximo 30 de junio. En este informe, un repaso de esas medidas, los alcances y problemas que se generaron con agentes que igualmente recibieron descuentos en sus haberes.

Suspensión de cobro de préstamos por tres meses: “Nosotros a partir de la instrucción gobierno provincial de no cobrar las cuotas de préstamos a empleados de la administración pública provincial, instrumentamos algo que se llama ‘stop debit’ –explicó Dionisio Segovia, gerente comercial de la entidad-. Ninguno de los agentes del sector público se le cobran los préstamos, porque el sistema está parametrizado para no cobrar nada. En nuestra web se abrió una opción para gente que no quiere este beneficio y muchos se inscribieron, por lo que a ellos sí se les está cobrando”.

En cuanto a los problemas detectados, indicó: “Sucede que hay clientes que tienen otro tipo de débito, no solamente de Banco Chubut, sino débitos automáticos en las cuentas y recibos de haberes. Por ejemplo: de seguros, de obras sociales, de mutuales, etc, en los cuales no tiene el banco ninguna posibilidad de obstaculizar esos débitos”.

De este modo, el ejecutivo enfatizó que los préstamos personales no se cobrarán hasta el final de este mes, por lo que en teoría las cuotas se retomarán desde principios de julio, con el mismo interés pactado, es decir sin aplicación de interese por mora, por las cuotas no cobradas entre el 1 de abril y el 30 de junio. Las tres cuotas suspendidas pasan al final del período de vencimiento para su recupero.

Esta medida fue amplificada por el Banco Central de la República Argentina, que adoptó el mismo período para suspensión de cobro de préstamos. No se descarta que la misma entidad prorrogue el beneficio, pero hasta ahora no se ha producido dicho comunicación oficial.

Situaciones especiales por mora anterior: Lo que ha ocurrido es que también había mora de cuotas previas a la cuarentena adoptada el 19 de marzo en el país, a raíz del atraso en el pago por parte de agentes públicos de la provincia, que vienen sufriendo el cobro de haberes fragmentado desde mediados del año pasado. Como el sistema aplicó cobro sobre esas cuotas adeudadas, Segovia explicó que quienes sufrieron esos débitos pueden recuperar la devolución del monto descontado de sus haberes a partir de una gestión personal en las sucursales del banco. De ese modo, podrán incluir también las cuotas en morosidad previa en el esquema de refinanciamiento total.

Tarjeta de crédito 365: Hubo una refinanciación automática de saldos acumulados hasta el 14 de abril último, al tiempo que el cierre para el período de compras e corrió hasta el último día hábil del mes. En ese marco, se adoptó como fecha de vencimiento para el pago el día 11 de junio, según explicó Segovia, siendo éste el último día hábil posible para extender dicho plazo.

“Si nosotros como entidad financiera decidiéramos no cobrar, inmediatamente al mes siguiente el cliente no puede usar la tarjeta, porque todo el disponible queda afectado como pago mínimo. Es decir, al mes siguiente no podría seguir comprando, porque quedaría bloqueada la tarjeta. Tenemos que ir cobrando aunque sea los mínimos, porque si no provocamos un doble perjuicio al agente”.

Considerando las dificultades en el cobro de haberes, el banco ha liberado una línea de créditos al 30 por ciento anual, a fin de poder refinanciar saldos de tarjeta, lo que posibilite seguir utilizando ese instrumento de financiamiento. “Es una tasa muy accesible para financiar y así se libera el disponible y poder seguir comprando”, graficó el gerente.

 Crédito para mipymes: Por otra parte, el banco anunció una nueva línea de créditos para micro y pequeñas pymes, con las siguientes características: hasta 5 empleados, monto máximo de 150.000 pesos, con tasa del 4 por ciento anual y plazo de 12 meses, incluidos 3 de gracia. Hasta 10 empleados, máximo de 300.000 pesos, con tasa del 8 por ciento anual, con mismo plazo.

Pymes petroleras: Segovia informó que hay 5 líneas disponibles, desde compra de cheques a capital de trabajo y pago de haberes, al 24 por ciento anual, con plazo de 12 meses y 3 de gracia. Desde el inicio de la cuarentena, se han colocado 600 millones de pesos en préstamos para este sector.

Reducción de tasa: Paralelamente, se redujo la tasa de interés del 45 al 40 por ciento para préstamos personales, en una línea destinada a todos los agentes que perciben haberes a través del banco, no sólo para agentes públicos personales.