CAPITAL FEDERAL - La abogada de Milagro Sala, Paula Álvarez Carreras, ocupará el cargo de directora del Cuerpo de Abogados en Procesos de Verdad y Justicia dependiente de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, dirigida por Horacio Pietragalla.

Según informa TN, la designación es por 180 días y fue oficializada a través de la decisión administrativa 220/2021 publicada en el Boletín Oficial con la firma del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y de la ministra de Justicia y Derechos Humanos saliente, Marcela Losardo, que será reemplazada en los próximos días por el rionegrino Martín Soria.

Álvarez Carreras, quien prefiere que la llamen “Paloma”, encabezó la lista 504 del frente Unidad Ciudadana en las elecciones regionales del 2019 en Jujuy como candidata a gobernadora.

Los comicios finalmente colocaron como ganador a Gerardo Morales y "Paloma" quedó sexta con el 2.54% sin haber podido conseguir la banca en la Legislatura Provincial.

En un video de campaña había denunciado a los pseudo opositores que conformaban el PJ local. Al mismo tiempo, acusaba al gobernador Morales por “establecer políticas de persecución y represivas hacia los opositores gremiales y políticos”.

La abogada de la líder de la agrupación Tupac Amaru, quien permanece con prisión domiciliaria por la causa conocida como “Pibes Villeros”, también estuvo a cargo de la coordinación del Equipo de Abogados Querellantes de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. 

Es la segunda vez en el Gobierno de Alberto Fernández en el que una defensora de Milagro Sala es designada en un cargo público. Elizabeth Gómez Alcorta, quien también defendió a la líder social, es la actual ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación.

La Secretaría que dirige Horacio Pietragalla fue ampliamente criticada por la posición adoptada contra las denuncias de violaciones a los derechos humanos por parte del gobierno de Gildo Insfrán durante la pandemia. El funcionario viajó a Formosa para auditar los centros de aislamiento en la provincia.

Fue entonces cuando resaltó: “Pudimos constatar hechos aislados pero no podemos hablar de violaciones sistemáticas o centros clandestinos”.