RAWSON - Los municipios ruegan por apoyo para poder cumplir con el pago de sueldos y aguinaldos y conseguir así una bocanada de aire para encarar el 2016, pero dependientes siempre de una mano de Provincia para cancelar sus abultadas deudas. Pero en la Legislatura no hay atisbo de austeridad. Todo lo contrario, lo que comenzó como un intento de refugiar a ex funcionarios de primera línea (ministros, secretarios de Estado y operadores a sueldo), derivó en conformar una bolsa de trabajo con salarios de entre 25 mil y 35 mil pesos. 

Primero hubo indignación de propios y extraños por algunos nombres que aparecieron en una lista de colaboradores. Pero aún así, el FPV avanzó con una propuesta de aumentar el número de asesores, a la que adhirieron diputados de Chubut Somos Todos y Cambiemos, pero que no sería del agrado del presidente de la Cámara.

El escribano vicegobernador Mariano Arcioni no habría podido ocultar su malestar por los arreglos que habrían alcanzado algunos legisladores que incluye la incorporación también de otras 15 personas promovidas por el gremio Apel, que cobró una fortaleza tal que es capaz de impedir que se sesione en la casa de las leyes.

De prosperar la iniciativa que consta en un acta firmada por los tres bloques y que está en poder del vicegobernador, los 27 diputados podrían contar con un ejército de un centenar de asesores que cobrarían un sueldo promedio de 30 mil pesos cada uno. Y no es que actualmente estén carentes de colaboradores para el exhaustivo trabajo de legislar.

Basta con repasar que el FPV como bloque mayoritario, cuenta con 14 asesores para el bloque; Chubut Somos Todos con 10 y Cambiemos con 6; a lo que deben sumarse los dos con los que puede contar cada diputado a título personal. Precisamente esos dos podrían pasar a ser tres, según la pretensión del FPV que no rechazaron los otros dos bloques.

«Si vienen todos los asesores juntos, no alcanzan las oficinas en la Legislatura», graficó un indignado trabajador legislativo que reniega también de la bolsa de trabajo que promueve Apel y que promete convertir al Poder Legislativo en una fábrica de empleados públicos que no recauda pero que eroga abultados sueldos.

De todos modos, difícilmente pueda darse esta utópica idea de tener a todos los asesores juntos en la Cámara, porque su valioso aporte a la tarea de los legisladores bien puede realizarse desde sus casas o el lugar donde se encuentren. Ni para cobrar necesitan hacer presencia en la Legislatura. Eso sí, Das Neves no está dispuesto a hacérselos fácil. No piensa facilitar de ninguna manera el presupuesto para que la Legislatura mantenga a un ejército de asesores.

Fuente: El Chubut

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!