La vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, participó de manera sorpresiva en un  acto en La Plata junto a Axel Kicillof, y pidió dejar la vacuna y la pandemia "afuera de la disputa política”.

“Entre todos los que hacen política, los que no la hacen, podemos llegar a un acuerdo básico mínimo de que hay cosas que no pueden ser objeto de discusión. No podemos discutir por dónde sale el sol y si la Tierra es redonda o plana, porque todos sabemos que es redonda, y no podemos seguir discutiendo si la vacuna tal o cual sirve o no sirve”, comenzó su discurso la vicepresidenta durante la inauguración del nuevo edificio del Hospital de Niños Sor María Ludovica.

Y agregó: “En nombre de tanta gente que no se vacunó por miedo, en nombre de los trabajadores de la salud: por favor, dejemos la vacuna y la pandemia fuera de la disputa política y contribuyamos a que no haya tantos contagios, a que la gente quiera vacunarse”.

En el mismo sentido se manifestó en relación al  plan de vacunación del gobierno nacional y de la provincia de Buenos Aires, del cual aseguró, "hoy completamos 20 millones de vacunas con todas las dificultades que vemos que son producto de la desigualdad entre países".

"Hay países que han acaparado millones de vacunas frente a países que están penando por tener una vacuna. ¿No sería mejor que todos los argentinos unidos les pidamos a esos países que sean solidarios y envíen esas vacunas al resto del mundo que todavía le faltan?”, remarcó.

Al respecto, pidió que no se ponga en duda la palabra de los médicos y de la ciencia, al subrayar que "no puede ser posible que sea un campo de disputa política”.

Por otro lado, y en relación a la oposición, la presidenta del Senado criticó a quienes apelan a la libertad para criticar medidas sanitarias impuestas por el Gobierno.

“Libertad para mí y que se joda el resto no es libertad. La verdadera libertad es cuando uno sacrifica su propia libertad de estar abocado a una tarea solidaria para que los demás sean libres. Cuando estemos todos vacunados y se pueda salir a la calle, y si alguien se contagia saber que le pasa lo mismo que con la gripe... Ayudemos a la verdadera libertad de la sociedad que va a ser cuando estemos todos vacunados”, dijo.

Por último, la ex presidenta de la Nación ratificó su idea de modificar el sistema de salud para ir hacia uno integrado.

“Probablemente esta no sea la última pandemia sino que tengamos otras y que debíamos repensar el sistema de salud. Y que debíamos ir a un sistema integrado entre los tres subsistemas: público, obras sociales y privado o prepagas”, dijo y cerró:

“Lo peor que le puede pasar a un gobierno es negarse a discutir las cosas evidentes. Tenemos que tener la inteligencia de poder anticiparnos a lo que va a venir. Vamos a tener que discutir esto y tantas otras cosas en las que podamos tener diferencias. Hay que buscar soluciones, no divisiones y entorpecer al otro. No en estas cuestiones”