"Gracias por este regalo que me dan de bienvenida", fueron las primeras palabras de la ex jefa de Estado ante la multitud de militantes que se congregaron en las inmediaciones de la sede judicial.

"Me pueden citar veinte veces. Me pueden meter presa pero no van a hacer que deje de decir lo que pienso", desafió Cristina, en el mismo tono discursivo que usaba cuando era jefa de Estado.

Repitió algunos pasajes del escrito que publicó en su Facebook, donde se comparó con Hipólito Yrigoyen y Juan Perón. Pidió a los militantes que "no vean" su citación como "un ataque a una persona" y que "recuerden" que su caso no es "el único de una ex presidenta perseguida". También acusó al actual Gobierno y la Justicia de avanzar en su contra.

Cristina subió al escenario que montó la militancia -encabezada por La Cámpora- poco después de las 11 y junto al ex juez de la Corte Eugenio Zafaroni.

Fuente: La Nación