CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - En medio del clima de tensión sociopolítica extrema y la renuncia del presidente boliviano, Evo Morales, el referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Juan Grabois, disparó que en ese país hubo un “golpe de Estado”. Incluso, deslizó sus sospechas de que el Gobierno argentino brindó apoyo logístico para ese presunto proceso.

“Esto se trata de un golpe de Estado lisa y llanamente”, aseguró en contacto con Radio con Vos y agirmó: "Hay dos proyectos geopolíticos económicos distintos que no están conviviendo democráticamente en Latinoamérica".

"Uno de esos proyectos, que es el neoliberal de subordinación a los intereses norteamericanos, tiene claramente un apoyo de los grupos económicos de los grandes medios de comunicación y de los representantes diplomáticos de los EEUU muy fuerte que hacen que, por ejemplo en los casos de Chile y Ecuador, con decenas de muertos y situaciones de represión fortísimas, no caigan los Gobiernos, y en el caso de Bolivia, en una situación de mucha menor gravedad, haya pronunciamientos militares y motines policiales que determinan la necesidad de Evo de renunciar para evitar una masacre en su país", resumió Grabois. 

Cuestionó la postura diplomática del Estado argentino, al no condenar con vehemencia lo que él considera un golpe de Estado y hasta deslizó que el Gobierno de Mauricio Macri brindó apoyo logístico al Comité Pro Santa Cruz, desde donde surgió la figura de Luis Fernando Camacho, líder de las protestas en Bolivia.

“Nuestro país, en septiembre, con las excusas de los incendios, justo cuando llegaba Ivanka Trump mandó brigadistas, militares, dinero, a Santa Cruz de la Sierra. (...) Ella volvía de Santa Cruz de la Sierra, después de haber llevado una cantidad importante de material, unas cajas muy grandes, en aviones hércules de la Fuerza Aérea argentina y muchos brigadistas con la excusa de combatir incendios forestales”

“Tengo la sospecha, no pruebas, de que por lo menos ha habido un apoyo logístico por parte de Gerardo Morales y eso me resulta raro que haya sido sin la venia de Macri. Es bastante evidente y se tendrá que investigar cuál fue el nivel de este apoyo, cuánta injerencia hubo en el asunto boliviano. Pero sí, creo eso y creo que la posición que tiene ahora el Gobierno, de alguna manera ratifica o legitima una situación que me parece que no se puede calificar de otra manera”.

“Creo que es muy importante que el Gobierno se alinee con una posición evidente que es el repudio a un golpe de Estado con la intervención de Fuerzas Armadas, fuerzas policiales y que pida garantías para la integridad física de Evo Morales y del resto de funcionarios que están siendo perseguidos en este momento”, dijo Grabois, quien será uno de los referentes del CTEP en la marcha que se realizará este lunes desde las 13 en el Obelisco, en apoyo a la gestión de Evo Morales y en repudio al proceso que se desencadenó hasta su renuncia.