COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El impacto de la caída económica volvió a reflejarse en cifras que impactan sobre las escuálidas cuentas de la provincia de Chubut. Así se registra en las distintas vías de ingresos, ya sea regalías petroleras, recaudación de impuestos propios y recursos nacionales.

Dentro de los fondos que provienen de Nación, el grueso se compone de la coparticipación federal de impuestos. La caída de ese rubro refleja con especial sensibilidad la paralización de la economía, producto de la inevitable cuarentena para prevenir infecciones de coronavirus.

Según información que relevó ADNSUR a través de la Dirección Nacional de Asuntos Provinciales, dependiente del Ministerio de Hacienda de la Nación, en mayo el total de recursos remitidos por la jurisdicción nacional hacia Chubut ascendió a 2.518,4 millones de pesos.

El grueso corresponde a Financiamiento Educativo

Esa cifra incluye todos los ítems coparticipables, siendo el más importante el vinculado a la ley 26.075, de Financiamiento Educativo, que estipula que un 6 por ciento del PBI nacional debe destinarse a educación. Por esa vía, se suman alrededor de 2.300 millones de pesos, entre lo que se destina a través del Consejo Federal de Inversiones (más de 1.700 millones de pesos) y lo destinado a financiación otros 530,5 millones de pesos). Vale consignar un dato adicional: esos montos no ingresan a comienzos de mes, sino que se registra un goteo de forma diaria. Si bien el monto, aun en baja, resulta importante, es notable que hasta la tercera semana del mes apenas había llegado algo más de 1.000 millones, por lo que el grueso de los ingresos arribaron en la última semana del mes.

Los ingresos de este año superan nominalmente al mismo mes del año pasado, cuando se recaudó un total de 2.322,7 millones de pesos. La diferencia positiva es de un 8 por ciento. Sin embargo, si se observan los registros correspondientes a enero de este año, previo a la pandemia, el incremento en la masa coparticipable había subido un 40 por ciento.

Proyectando ese mismo incremento, por efecto lógico de la inflación –incluso en un marco de retracción económica- el ingreso de mayo debería haberse elevado hasta los 3.250 millones de pesos, es decir un incremento de 929 millones.

Sin embargo, la menor actividad económica a raíz de la cuarentena hizo caer esa proyección. Si bien se elevó en unos 200 millones, lo recaudado en mayo habría quedado en alrededor de 730 millones de pesos menos de lo esperado con un ajuste mínimo por inflación.