RAWSON (ADNSUR) - Luego de los hechos policiales que lo tuvieron como implicado el último el fin de semana en Puerto Madryn, Javier Alvaredo oficializó este lunes en una nota dirigida al gobernador Mariano Arcioni, tal como había anticipado ADNSUR, su renuncia indeclinable al cargo de presidente del Banco del Chubut. Pero al tratarse de una sociedad anónima con mayoría de acciones por parte del estado, el reemplazo se definirá a través de un trámite que tiene una serie de características particulares.

En primer lugar, hay que decir que Alvaredo continúa al frente de la entidad hasta que su renuncia no sea aceptada por el directorio. Si llega a comunicarla al resto de los directores y éstos la aceptan, su reemplazante natural que quedaría a cargo por ser actualmente el vicepresidente 1° es el comodorense Rodrigo Gaitán. Pero hay que tener presente un dato, y es que está prevista la asamblea anual de accionistas el próximo 28 de abril, y existiría un pedido del gobernador al presidente renunciante para que antes de dejar su lugar, quede todo en orden para ese acto muy importante desde lo legal, ya que se tratará por ejemplo el último balance.

Al haber presentado Alvaredo la renuncia ante su “jefe político”, que es el gobernador Mariano Arcioni, en realidad ahora es el accionista clase A, es decir el Estado, el que tiene el poder de decisión, y podrá esperar hasta el 28 o si lo prefiere convocar antes a una asamblea extraordinaria, y proponer allí un nuevo nombre como director titular, a través de una manda que porta el representante del gobierno, que es el Ministro de Economía.

En ese caso, será el gobernador quien definirá el nombre del nuevo presidente, y al mismo tiempo deberá enviar un pliego a la Legislatura, ya que necesita contar con el aval de la mayoría de los diputados. Es decir que no habrá un nuevo presidente del Banco Chubut hasta que no exista el acuerdo legislativo.

Por el momento, durante los próximos días el presidente seguirá siendo Alvaredo, ya que su firma sigue siendo importante para varios asuntos pendientes. Si llega a dejar su lugar definitivamente, lo dicho, su reemplazante natural de manera momentánea es el vicepresidente primero, que es el abogado comodorense Rodrigo Gaitán, quien fue propuesto como director del banco hace un año por Arcioni en un acuerdo con el PJ, luego de haber ocupado la sindicatura en representación de los empleados bancarios.

Sus antecedentes muestran que previamente se desempeñó como asesor legislativo en Cámara de Diputados de la Nación, y su historia familiar marca que es hijo del integrante del gabinete municipal de Comodoro Rivadavia, Ricardo Gaítán, quien fuera también diputado provincial del peronismo, y también nieto de la ex diputada nacional Nelly Lagoria.

Respecto al resto de la integración del directorio, hay que mencionar que el madrynense Carlos Alberto Tapia es el Vicepresidente 2º del Banco del Chubut, y que el cordillerano Leonardo Alberto Aquilanti es el otro Director titular por parte del accionista clase A. Mientras que Rubén Despó también es Director titular pero en representación del accionista Clase B, que son los empleados bancarios. En tanto que Mariano Ninkovic y Jorge Roberto Uliarte se desempeñan como directores suplentes.

En su artículo 16, la ley que regula al banco dice que “la dirección y el gobierno del Banco estará a cargo de un Directorio compuesto por cinco directores titulares y dos suplentes que serán elegidos en la forma que se indica más adelante: a) El presidente será designados por el Poder Ejecutivo Provincial con acuerdo de la Legislatura. El Vicepresidente 1º y el Vicepresidente 2º serán designados por el Poder Ejecutivo Provincial”.

En otro tramo se expresa que “la totalidad de los directores titulares y suplentes durarán tres ejercicios en sus cargos, pudiendo ser reelectos indefinidamente, ninguno cesará en sus funciones hasta que tomen posesión de sus cargos los directores suplentes que correspondan.

El artículo 18 es importante, ya que expresa que “la representación legal de la sociedad será ejercida por Presidente y en su ausencia por el Vicepresidente 1º, quien en tal carácter tendrá el uso de la firma social. La sociedad podrá estar representada por un director, gerente o apoderado a los fines de absolver posiciones y concurrir a toda clase de audiencias judiciales o administrativas ante cualquier jurisdicción o instancia”.

Mientras que el artículo 19 estipula que “el Vicepresidente 1º ejercerá las funciones de Presidente en caso de renuncia, muerte, ausencia o impedimento de éste, con todas las atribuciones y hasta tanto sea nombrado un nuevo titular”.