COMODORO RIVADAIVA (ADNSUR) - Dos sensaciones deja el primer análisis de los resultados electorales del 27 de octubre en Chubut: en primer lugar, que si bien Comodoro Rivadavia sigue siendo el bastión inexpugnable del PJ en la provincia, pasó de tener 3 diputados nacionales a sólo 1, que no proviene del peronismo, sino del radicalismo; y en segundo lugar, ya desaparecido Mario Das Neves, el partido provincial que supo crear sigue perdiendo espacio tanto en el Congreso como en los municipios, dónde la alianza Cambiemos es la que mejor lo capitaliza, al haber logrado ganar 6 intendencias a lo largo de 2019.

El primero de los datos apunta al tan mentado equilibrio regional, que siempre genera polémicas entre los dirigentes hacia adentro de cada partido. El armado de las listas ya marcaba un desnivel con Comodoro que fue ratificado en las urnas: no había representantes de la ciudad petrolera en lugares de expectativa para pelear un escanio en la Cámara Baja, y en cambio Trelew -ciudad que venía más relegada en los últimos años producto de la falta de pericia de su clase dirigente- volvió a lograr cierto protagonismo, al tener ahora el 60 % de los diputados nacionales de Chubut.

Poniendo nombres propios a la cuestión, en estos comicios se vencía el mandato de Santiago Igón -representante de Esquel que renovó su banca- y de los comodorenses Ana Llanos y Jorge Taboada. Estos lugares serán ahora ocupados a partir del 10 de diciembre por los trelewenses Estela Hernández (PJ) e Ignacio Torres (Cambiemos). Los otros dos diputados que aún tienen mandato por dos años son la dasnevista Rosa Muñoz –también de Trelew- y el abogado comodorense de Cambiemos, Gustavo Menna.

Será una cuestión que tendrá que dirimir el peronismo comodorense puertas adentro, el por qué de la pérdida de presencia en lugares de representación, cuando es el que aporta la mayor cantidad de votos en la provincia. Claro está que esta cuestión comenzó a definirse el último 22 de junio en la sede del PJ en Rawson, cuando en el cierre de la lista de diputados un “dedazo” desde Buenos Aires le bajó el pulgar a la postulación del camionero Jorge Taboada –impulsado entre otros por el intendente Carlos Linares- para definir la pulseada a favor de Igón.

Si a esto se suma que en junio el PJ no sólo no pudo obtener la gobernación, sino que además perdió la mayoría en la Legislatura, se entiende la disputa feroz de poder que se está dando por la conducción del partido, y el enfrentamiento con figuras como Ricardo Sastre y Adrián Maderna para impedir que puedan participar de esa pelea, ya que el partido será el “refugio” para una gran cantidad de dirigentes que pasarán a ser mano de obra desocupada el 10 de diciembre, y que miran con codicia los lugares que el gobierno nacional de Alberto Fernández dispondrá en Chubut.

CRECIMIENTO DE CAMBIEMOS

Otro fenómeno que se observó en estas elecciones, fue la pérdida de protagonismo del Chusoto, el partido creado por el ex gobernador Mario Das Neves con el objetivo de interponer una mirada provincial ante las fuerzas nacionales del FPV y Cambiemos. Si bien con una alianza que se llamó Chubut al Frente en abril y junio, esa fuerza logró retener el gobierno provincial y municipios importantes como Trelew y Puerto Madryn, dos meses después producto de una fuerte crisis provincial, sufrió un duro revés electoral que lo llevó a retirar su lista de diputados de la disputa de ayer.

El cambio es notorio si se lo compara con las elecciones legislativas de los últimos años. Como se sabe, Das Neves era casi imparable en las urnas, y lo demostró al ir con el sello del Pach en 2013, ante los candidatos impulsados por la entonces Presidenta Cristina Kirchner, cuando obtuvo las dos bancas para el Congreso, junto a la comodorense Nelly Lagoria.

Luego de asumir como gobernador en 2015 con el recién creado Chusoto, fue reemplazado por Sixto Bermejo, y logró ubicar a Jorge Taboada por su partido, con lo cual esa fuerza política había llegado a tener 3 de los 5 diputados por Chubut. Pero ya en 2017 no pudo renovar las dos bancas, a pesar de obtener la mayor cantidad de votos con el candidato Mariano Arcioni en primer lugar, pero cediendo la otra banca a Cambiemos, quedando el PJ en un cómodo tercer puesto.

Lo que se vio en el resultado registrado ayer es que, más allá de que la renuncia de la lista de Alfredo Béliz obedecía al objetivo de que el Frente de Todos logre obtener las tres bancas en juego, esto quedó muy lejos de suceder y fue entonces Cambiemos, en la figura del joven Nacho Torres, el que volvió a capitalizar este vacío en una elección polarizada a nivel nacional, con arrastre de las boletas de Alberto Fernández y Mauricio Macri.

Es decir que en cuatro años el mapa político de Chubut sigue mostrando a las fuerzas del Chusoto y el PJ como las más votadas, pero se observa que la alianza de la UCR y el PRO tiene ahora 2 de los 5 diputados nacionales, cuando el radicalismo no tenía un diputado desde 2007. Y en el caso de los municipios, más allá del bastión de Rada Tilly, que tiene un voto casi cautivo, Cambiemos no tenía prácticamente ninguna intendencia. Esa tendencia viene cambiando desde hace cuatro años, y con los resultados vistos en junio y que se complementaron ayer, ahora esa fuerza tiene 6 municipalidades, incluyendo 2 de los 5 distritos más poblados, como son Esquel y Rawson (a pesar de que el ganador Damián Biss insiste en que se trató de una alianza local y que no tiene nada que ver con Cambiemos, nadie en la capital duda de que se trata de la vuelta del radicalismo al municipio). Como se sabe, los otros tres municipios de Cambiemos son Puerto Pirámides, Gaiman y 28 de Julio.

Por último, para resaltar quizás como triunfos más sorpresivos en la jornada de ayer, el de la oficialista Claudia Loyola, quien continuará como intendenta de Camarones, cuando parecía tener una parada muy difícil luego del resultado de las PASO en las que había quedado mejor posicionado el justicialista Daniel Currumil; y el triunfo del justicialista Augusto Sánchez le ganó la pulseada al intendente Raúl Ibarra del arcionismo, recuperando para el PJ después de 46 años uno de los municipios con mayor crecimiento en la provincia.