COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Durante una entrevista exclusiva con el canal de ADNSUR, el secretario de Hacienda Germán Issa Pfister describió el impacto que tuvo la pandemia mundial en las cuentas del municipio de Comodoro Rivadavia, en especial en lo que hace a los ingresos por regalías petroleras.

La baja del precio y la menor actividad llevó a una caída de la recaudación que se ubicaría en torno al 35 por ciento respecto a lo previsto originalmente en el presupuesto: alrededor de 500 millones de pesos menos. A esto se suma una caída en la recaudación propia de impuestos, en un porcentaje similar, pese a lo cual, ponderó el funcionario, ya se destinaron alrededor de 200 millones de pesos para cubrir la emergencia sanitaria.

“Aunque el año había comenzado en forma optimista, porque enero y febrero tuvieron 120 millones de pesos (cada uno) de ingresos, pensábamos que íbamos a superar la expectativa presupuestaria, de 1.500 millones en todo el año –explicó el secretario de Hacienda del Municipio, más allá de que siempre somos cautos a la hora de fijar el presupuesto. Pero en marzo bajó a 105 millones y así fue descendiendo, hasta llegar al punto mínimo en junio, con sólo 64 millones de pesos. En julio y agosto hubo una mejora, con casi 80 millones en el mes anterior y veremos cómo cierra septiembre”.

La apuesta ahora es perder lo menos posible, por lo que “un buen escenario sería llegar a 1.000 ó 1.100 millones de pesos. Veremos porque es muy dinámico. Hemos tenido que usar el respaldo financiero del que tanto se habló en su momento, pero el tiempo nos dio la razón, más allá de que respetamos todas las opiniones”, señaló, en referencia a las críticas que se hicieron a su gestión, en la última campaña electoral, por haber guardado fondos de respaldo en un plazo fijo.

También habló de los problemas económicos de la provincia, en los que indicó que el año pasado notó en el presupuesto provincial una sobre estimación de los ingresos por regalías, lo que contrastó con la gestión municipal. “No somos dueños de la verdad ni significa que estaba mal lo que hizo la provincia, pero nosotros siempre preferimos ser más pesimistas si se quiere, en lo que se puede recaudar por regalías. Hoy vemos que la provincia tiene un componente salarial muy grande y se sigue incrementando, por lo que creo que es difícil de resistir, más allá de que nadie discute el derecho de los trabajadores a recibir su salario. Pero esto es como una economía familiar: si se gasta más de lo que ingresa, durante mucho tiempo, termina con un déficit muy grande, sin poder pagar las tarjetas de crédito o al almacén que le estuvo fiando”.