COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La situación del subsidio del transporte público es uno de los ítems que forman parte de la discusión del presupuesto nacional 2021, habida cuenta de la insuficiencia de las partidas asignadas desde 2019, cuando el gobierno del entonces presidente Macri decidió reducir esas partidas. Como ese fondo llega desde Nación a las provincias y éstas deben luego redistribuirlos hacia los municipios, a lo largo los últimos dos años ha habido una tensión constante por las demoras que a su vez ha tenido la provincia para enviar lo acordado al Municipio de Comodoro Rivadavia. Por ese concepto, el Estado provincial le debe al municipio alrededor de 84,2 millones de pesos, mientras que éste a su vez debe cubrir con subsidios mensuales de 60 millones de pesos el sostenimiento de la tarifa del transporte público local.

Aunque este jueves ingresó uno de los pagos pendientes de la provincia, por un monto de 16,7 millones de pesos, la deuda acumulada continúa generando interrogantes para el sostenimiento del servicio del transporte público en la ciudad, particularmente en la última parte de este año. Si bien no hay una situación tan cruda como la que se conoció  en las empresas transportistas del valle, que están al borde del quebranto, ello ha sido así porque desde el municipio comodorense se han extremado los recursos para seguir sosteniendo el servicio. Sin embargo, fuentes del gabinete municipal advirtieron a ADNSUR que podría haber inconvenientes en los próximos meses.

Partida de subsidio municipal agotada

En concreto, el subsidio municipal asciende hoy a 60 millones de pesos mensuales, pero al cubrir los desfases de Provincia, en el último mes se agotaron las partidas proyectadas en el presupuesto municipal para este año, quedando solamente un saldo de alrededor de 1,5 millón de pesos, según un informe interno al que tuvo acceso esta agencia.

“El mes pasado hubo que hacer una partida adicional porque no llegábamos a cubrir, no es que nosotros proyectamos mal, sino que tuvimos cubrir las transferencias no realizadas por Provincia –explicó una fuente del municipio-. Vamos a estar complicados para el próximo mes, con lo que se debe cubrir el cuarto día de noviembre. Faltaría ese pago y el de diciembre, que son alrededor de 120 millones de pesos, siempre que Provincia pague lo que debe”.

De este modo, las cuentas locales cerrarían si Provincia cubre el monto que adeuda, es decir los 84,2 millones de pesos, más otros 10,8 millones que quedaron pendientes de devengar, se cubrirían alrededor de 95 millones. “Si hay otro pago adicional de Nación, se cubren los últimos dos meses”, se indicó.

Composición de la deuda de Provincia

La deuda de los aportes de Provincia de Nación se compone del siguiente modo: 35,8 millones pendientes del convenio que abarcaba el período enero-abril, por el que debían transferirse 88 millones de pesos, pero se depositaron solamente 52,2 millones; además, otros 70,8 millones que habían quedado pendientes del año 2019, de los que Provincia transfirió 27,6 millones, con un saldo de 32,4 (de los que se podrán devengar los mencionados 10,8 millones); otros 61 millones de pesos que Provincia debía transferir por el período junio-septiembre, según el decreto número 618, de los que se cancelaron 45 millones, pero quedan pendientes algo más de 16 millones de pesos.

Incertidumbre para el año próximo

“El jueves próximo podría haber dictamen para el presupuesto 2021 –explicó a esta agencia la diputada nacional Estela Hernández (F.T Chubut), hay pedidos de varias provincias entre los que se cuenta el subsidio para el transporte, que a nosotros en la provincia nos afecta mucho. Hay una posibilidad de que la empresa Mar y Valle (de Trelew) cierre sus puertas, dejando 100 familias sin trabajo”.

La partida de subsidios nacionales para Chubut ascendía en 2018 a un monto del orden de los 600 millones de pesos, pero en el presupuesto nacional 2019 esa partida se redujo a sólo 170 millones, lo que impactó fuertemente en todo el sistema de transporte de la provincia. En 2020, el gobierno de Alberto Fernández recondujo el presupuesto del año pasado, por lo que se mantuvieron las mismas proyecciones, con algunas partidas complementarias ante la erosión provocada por la inflación.

Para el año próximo, si no hay una actualización de subsidios nacionales, la proyección es muy compleja. Es que impactará el aumento salarial acordado por UTA, sumado al descongelamiento de tarifas que comenzará a aplicarse desde enero y la baja en la cantidad de pasajeros, producto de la pandemia: sea por las restricciones para circular, o por la menor cantidad de gente que debe trasladarse hacia su trabajo, porque lo ha perdido.