COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El abogado Diego Touriñan, ex secretario de Hacienda del Municipio de Comodoro Rivadavia, confirmó un anticipo exclusivo de ADNSUR en torno al trabajo que está realizando por pedido del gobierno provincial, por el que el Estado podría recuperar –según estimaciones en el ámbito gubernamental- alrededor de 4.000 millones de pesos anuales, mejorando su estructura de cobro de impuestos.

Si bien el ex funcionario municipal, especialista en derecho tributario, había sido convocado para crear una agencia de recaudación provincial, su propuesta apuntó a revisar la totalidad de la estructura tributaria de la provincia y verificar por qué no se recauda todo lo que podría, a partir de los impuestos y normas vigentes.

“La provincia tiene tres impuestos que son Sellos, Ingresos Brutos y el impuesto Inmobiliario. El único que no se está cobrando desde hace muchos años es el Inmobiliario, que no necesariamente es rural, aunque sí en la gran mayoría. De 4.090 partidas que tiene la provincia fuera de ejidos, sólo 721 están en condiciones de ponerse al cobro con una facturación, porque tenemos identificados los titulares y domicilios. El resto debe ser trabajado desde la base de datos, para poder llegar en algún momento con el cobro. Pero en la práctica hoy la provincia no está cobrando a nadie el Impuesto Inmobiliario”, explicó Touriñán.

Touriñán detalló que desde el año 2004 no se puede poner al cobro el impuesto Inmobiliario, al principio por las sucesivas emergencias perjudicaron al ámbito rural, pero luego porque el grueso de las propiedades está desactualizado y requiere un trabajo de ordenamiento que ahora se está llevando a cabo. Incluso estimó que podrían ampliarse en otras 500 partidas adicionales.

“El problema es que muchas de las tierras fueron entregadas a principios del siglo 20, por la vieja Dirección Nacional de Tierras, entonces no tienen mensura, sino solamente título de propiedad. Hay grandes extensiones de tierra que están en esas condiciones”, señaló. Si bien no quiso dar nombres, admitió que la Compañía Tierras del Sur Argentino, del grupo Benetton, está en esas condiciones.

“No tengo cara para poner al cobro al impuesto si primero no cobramos a estos grandes establecimientos”, indicó. Paralelamente, precisó que con la situación de emergencia, con la dirección de Catastro y el Registro de Propiedad casi sin funcionar, “tenemos que hacer un trabajo prácticamente manual”.

También hay urbanizaciones fuera de ejidos, como loteos o emplazamientos en recintos portuarios, que hoy están fuera pero que serán alcanzados por el nuevo sistema de cobros.

Cobros por el uso del agua

De todos modos, aclaró que no solamente el impuesto inmobiliario tiene dificultades para el cobro. “Lo del agua es lamentable –puntualizó, en diálogo con Actualidad 2.0-. En 2019 se hicieron pagos por sólo 8 millones de pesos. En el caso de agua para uso agrícola, hubo solamente 86 casos de pago, pero tenemos 2.000 regantes en el VIRCH que hoy no pagan nada. Lo mismo ocurre en zonas de Sarmiento o la cordillera”. Hasta mayo de este año, apenas se recaudaron 2 millones de pesos por este concepto.

En ese marco, indicó que “lo que estamos proponiendo nosotros es que se pueda facturar en base a un padrón de usuarios, para determinar quién paga y quién no. De los 8 millones recaudados el año pasado, el 50 por ciento lo pagaron petroleras y mineras. De las primeras, hay tres que pagaron por consumo de agua potable en yacimientos, que fueron Pae, Tecpetrol y Capsa, pero falta YPF, que directamente no paga. Falta dar el apoyo al IPA (Instituto Provincial del Agua) para que salga a gestionar estos cobros”.

En igual sentido, mencionó que hay una gran deuda acumulada por parte de las cooperativas de la provincia. En relación al canon de la pesca, a través del Fondo Ambiental Pesquero (FAP), reconoció que el informe publicado por esta agencia se anticipó al trabajo que él está realizando, ya que todavía no ha podido relevar la información del sector, pero coincidió en que se trata también de una fuente de recaudación importante para la provincia.

“Yo estoy enviando correos electrónicos para actualizar las tasas retributivas de servicios, además de crear el registro por ejemplo de todos los regantes. La idea es hacer antes de fin de año una factura en modo de simulación, con un corte que tendremos que hacer para no gravar a las pequeñas producciones en la meseta –señaló-. El trabajo es para informar al gobernador dónde hay recursos para que la provincia pueda recuperarlos, a fin de equilibrar las finanzas provinciales”.