La exministra de Seguridad y titular del PRO, Patricia Bullrich, se deslindó del hecho denunciado por el Gobierno de Bolivia sobre el envío por parte de la gestión macrista de material bélico para reprimir las protestas de los partidarios de Evo Morales en noviembre de 2019, al señalar "nunca" había pasado por sus "manos" un "pedido de material para la Fuerza Aérea Boliviana".

"Nunca pasó por mis manos pedido alguno de material para la Fuerza Aérea Boliviana", afirmó la presidenta del PRO  mediante una publicación en sus redes sociales.

En cambio, la dirigente opositora recordó que el país colaboró con Bolivia "enviando gendarmes para proteger la Embajada de Argentina en La Paz".

Bolivia acusó al gobierno de Mauricio Macri de apoyar un golpe de Estado contra Evo Morales en 2019, con el envío de material bélico al régimen de Añez, tras lo cual el presidente Alberto Fernández pidió disculpas "en nombre del pueblo argentino" en una carta enviada a su par de Bolivia donde le expresó su "dolor y vergüenza" frente a los hechos descubiertos.

Patricia Bullrich

En su publicación, Bullrich declaró que "se hizo todo lo contrario a lo que manifiesta el presidente (Alberto) Fernández" y sostuvo que "se ayudó a los funcionarios de Evo Morales" y "se resguardó la Embajada Argentina y a los periodistas que estaban bajo el asedio de los manifestantes".

Asimismo, la exfuncionaria dijo que el rol de Gendarmería fue "acompañar hasta la frontera" a "periodistas argentinos que estaban en peligro y a funcionarios del gobierno boliviano" y que "la llegada de los gendarmes argentinos en un avión Hércules" fue pública y se "transmitió en directo por todos los medios".