MALVINAS - A menos de una semana de concretarse el Brexit -que comenzará a regir a partir del 1º de enero- Gran Bretaña y la Unión Europea (UE) detallaron este miércoles su acuerdo comercial. Entre sus apartados hay un punto clave para la Argentina porque dejaron fuera del mismo a las Islas Malvinas, entre el resto de los territorios de ultramar en los que ejerce jurisprudencia el país que administra el primer ministro Boris Johnson. Esto significa que el ingreso de la producción de las Malvinas a la UE perderá sus beneficios comerciales, habrá restricciones a la venta, y comenzará a pagar aranceles.

En un mensaje enviado a los isleños con motivo de la Navidad, Johnson afirmó que el gobierno británico los ayudará a enfrentar "el cambio que se avecina" con el abandono de la comunidad europea, y sostuvo que la UE "fue absolutamente intransigente a la hora de excluir a la mayoría de los territorios de ultramar en las negociaciones comerciales de este año". Aún así, insistió: "Ustedes no han sido olvidados ni dejados de lado".

Según la información que se dio a conocer respecto del acuerdo comercial, los países asociados cederán a los británicos el 25% de las cuotas de sus aguas territoriales, durante cinco años y medio. Esto no solo golpea a Gran Bretaña, sino que también impacta en España, uno de los países en el que ingresa una gran cantidad de pesca cuyas licencias otorgan los kelpers, y que conforman la principal fuente de ingreso de los isleños.

En particular, el impacto será notorio en la comercialización del calamar, que España pesca en las islas, del cual se capturaron 79.000 toneladas en 2019, lo que representó un monto cercano a los 200 millones de euros, y un 25% de de las importaciones de pescado en el puerto de Vigo.

Por otro lado, las islas podrían empezar a pagar aranceles de entre el 6% y el 18% por los productos que quieran ingresar al mercado europeo. Aún no están definidos los montos. Sumado a esto, también disminuirán los ingresos por concesión de licencias pesqueras a los barcos extranjeros, que, en las Malvinas, representan entre el 50% y el 60% de la recaudación fiscal.

Fuente: La Nación