BRASIL (ADNSUR) - Convocados por partidos y organizaciones de izquierda, unos 500 vehículos recorrieron la Explanada de los Ministerios y otras avenidas principales de Brasilia, con sus vidrios pintados con lemas como 'Fora Bolsonaro' (Fuera Bolsonaro), 'Impeachment Já!' (Impeachment Ya) o 'Vacina para todos Já' (Vacuna para todos Ya) entre un gran estruendo de bocinazos, precisó la agencia de noticias AFP.

Los asistentes protestaron también contra el fin de la ayuda de emergencia con la que 68 millones de brasileños, casi un tercio de la población, pudo sobrellevar desde abril hasta finales de diciembre los efectos sociales y económicos de la pandemia.

Manifestaciones similares, con caravanas de varios centenares de coches, se llevaron a cabo o estaban convocadas en otras ciudades del país, como Río de Janeiro o San Paulo.

 

 

 

Bolsonaro minimizó en varias ocasiones la gravedad del coronavirus, al que llegó a calificar de "gripecita".

También cuestionó la eficacia de las vacunas y recomendó "tratamientos precoces" con medicamentos cuya efectividad no había sido comprobada, además de criticar las medidas de aislamiento social, por sus efectos económicos, y el uso de mascarillas.

Su Gobierno es blanco de duras críticas por errores de gestión ante la crisis sanitaria y por el retardo en la vacunación, que empezó esta semana, mucho después que en otros países.

Las protestas seguirán este domingo en las principales ciudades, esta vez organizadas por organizaciones de derecha, como el Movimiento Brasil Livre (MBL) y Vem Para Rua (Ven a la calle), que apoyaron al mandatario a su llegada al poder en enero de 2019 pero que luego se alejaron por su gestión de la pandemia. (Fuente: Télam)