COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El economista Facundo Ball dijo en una entrevista exclusiva con el canal de ADNSUR que la salida de emergencia para el momento actual es una ayuda financiera del gobierno nacional, aunque advirtió que no sería un buen precedente. Indicó que el déficit podría superarse a fines del 2021, congelando el gasto durante el año próximo.

“No se puede recortar, pero sí evitar que el gasto siga subiendo”, opinó. También señaló que la economía perdió más de 4.000 empleos sólo en el mes de abril, mientras en junio se registró el nivel más bajo de la década, lo que muestra “el gran estancamiento económico de la provincia”.

“Por supuesto que hay salida para Chubut, lo difícil es que se tomen las decisiones para el largo plazo, porque no se puede salir de un día para otro”, expresó el analista. En relación a la caída de regalías en lo que va de este año, señaló que al compararse contra el ingreso histórico la provincia debería poder funcionar aun con la baja de ingresos.

“El problema es la planificación de largo plazo, desde hace varios años –añadió-. Un presupuesto serio se debe hacer en base al promedio de recaudación de regalías y no en base a precios altos. La provincia debería hacer sus proyecciones en base a un promedio de ingresos de equilibrio y no apostando a un barril de 80 dólares”.

“Los altos ingresos sólo sirven para aumentar el gasto”

De cara al año próximo, planteó que “los gastos no deben crecer; no digo bajar, no hablo de recortar los sueldos a nadie, pero se debe mantener constante, o aumentando sueldos solamente de quienes menos ganan. Los ingresos van a crecer en forma cercana a la inflación y de ese modo se estaría equilibrando, con un gasto que suba por debajo del aumento de los ingresos”.

Ante la consulta en torno a si hay formas de generar nuevos ingresos, el economista dijo que no evalúa esa opción: “cuantos más altos ingresos tuvimos, la provincia igualmente se tuvo que endeudar. En recursos extraordinarios, que no tuvieron otras provincias, pero lo único que se hizo fue elevar la vara del gasto –cuestionó-. La política sabe que tiene mayor margen de gasto y menos obligaciones a seguir una política fiscal más cuidadosa. Creo que no hay margen para exprimir más al sector privado, el camino es no seguir aumentando el gasto público”.