COMODORO RIVADAVIA - De acuerdo a un informe de auditoría realizado por Vialidad Nacional, el empresario Lázaro Báez certificó trabajos no realizados. El diario Clarín, que accedió al informe señala que para el caso de la autovía Comodoro Rivadavia-Caleta Olivia "se certificaron el 92% por bloques de hormigón divisorios de la calzada que nunca se colocaron". La publicación dice que "si esta obra continuaba en manos de Lázaro Báez, iba a costar 3.000 millones de pesos, cuando se licitó por 125 millones".

Vialidad Nacional resolvió la auditoría sobre la obra pública en Santa Cruz. El informe definitivo (N° 3/2016) expone las irregularidades que rodearon la adjudicación de licitaciones a favor de Lázaro Báez.

“Una gran concentración de obras en un único grupo de empresas”, concluye la auditoría y la referencia directa es al grupo Austral que además, presentó un incumplimiento reiterado en los plazos de realización de las obras, el 44% de todo lo adjudicado aún se encuentra en ejecución.

Después de la intervención del Distrito 23 con asiento en Santa Cruz, el 9 de enero, empezó el proceso de investigación de toda la obra pública que el kirchnerismo otorgó a su Provincia los últimos doce años. Los números reflejan que se destinaron 83 obras por 21.269 millones de pesos desde 2010.

Del total 51 corresponden a empresas de Lázaro Báez, lo que representa 16.386 millones de pesos del presupuesto general, es decir un 78,4%, según detalla la auditoría final. De esta suma total, Vialidad concluyó que sólo ejecutó 9.037 millones a diciembre de 2015, es decir que no supera el 50%.

El relevamiento se hizo sobre las Rutas Nacionales N° 3, 40, 281 y 288. Del total de obras, el 90% se realizaron a través de convenios con Vialidad Provincial, que en su carácter de comitente, fue la responsable de supervisar las obras, certificarlas.

CERTIFICAR OBRAS SIN EJECUTAR

Austral certificó obras que no se hicieron: En la Autovía Comodoro - Caleta Olivia, se certificaron el 92% por bloques de hormigón divisorios de las calzadas que nunca se colocaron; la obra “Puente Blanco-Bella Vista” sobre la Ruta 40, tiene certificación de 925 metros carpeta asfáltica “no ejecutada”, y a la vez no tiene obrador pese a que se certificó su totalidad bajo el ítem “Movilización de Obra”, que incluye su construcción. La obra de 68 kilómetros a Tres Lagos, en sus primeros 13 kilómetros no presenta ninguna realización. En la misma se certificaron las alcantarillas en su totalidad, y no se terminó ninguna. Son sólo parte de un extenso detalle.

A diciembre de 2015 el grupo Austral tenía en ejecución 26 obra, de las cuales 23 no cumplieron con los plazos estipulados en sus licitaciones, incluso sufrieron ampliaciones en promedio de 2,63 veces más sobre sus plazos originales. El cobro de las certificaciones se convirtió en un mecanismo favorable: mientras las demás constructoras cobraban a 213 días, Lázaro Báez obtenía el dinero en 34 días.

COMPETIR CON UNO MISMO

La competencia con sus propias empresas fue otra instancia permitida. Por ejemplo en 2011, de la mano del ex ministro Julio De Vido, Báez ganó dos licitaciones (11/11 y 12/11) para pavimentar 170 Kilómetros de una ruta provincial que empalmaba con la Ruta Nacional N° 3. La primera licitación, por 634.959.463 pesos, la ganó la empresa Kank y Costilla S.A, y la segunda, por unos 640.148.519 pesos fue ganada por Austral Construcciones.

Muchas de las obras están en estado de abandono, algunas hace dos años. La Ruta 3 de la autovía representa un riesgo vial para los conductores, y hay bases y terraplenes que podrían deteriorarse. Si esta obra continuaba en manos de Lázaro Báez, iba a costar 3.000 millones de pesos, cuando se licitó por 125 millones. El empresario K la tuvo ocho años y solo hizo el 36%. Otro ejemplo es la obra Rospentek-Puente Blanco, que tiene un avance del 27% y está paralizada desde 2013.

Báez ya no tiene obras. Los últimos contratos que le quedaban fueron rescindidos tanto en Santa Cruz como por la Nación. Ahora, Báez podría enfrentar una denuncia penal por la información arrojada por la Auditoría que reflejó que gran parte de las obras están en estado de abandono, en algunos casos, hasta de dos años. Incluso los 400 millones que Austral reclama desde enero a Vialidad por 19 obras, a través de un dictamen serán bloqueados y no se abonarán. Tal como informó Clarín, la Justicia decidió que ese dinero si ingresa a las cuentas de las empresas, será embargado. Fuente: Clarín