COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -  El aniversario de Comodoro dejó mucha tela para cortar. No solo por las presencias sino por la lista de ausentes al evento que reunió a los principales referentes del microclima político en esta ciudad. La política se mueve al ritmo de las elecciones de medio término, con la mirada puesta en el jugoso 2023.

Le erraron al buzón

El acto Aniversario de Comodoro Rivadavia dejó mucha tela para cortar en materia política, ya que se observaron los posicionamientos a partir de la convocatoria del intendente Juan Pablo Luque, con miras al año 2023. Por eso, los buenos observadores anotaron no sólo a los presentes, sino a las ausencias más ruidosas. El vicegobernador Ricardo Sastre, por ejemplo, no fue de la partida. Adujo que nunca recibió la invitación, aunque desde el municipio se aseguró que la invitación fue enviada al mail institucional de Legislatura. El problema, parece, fue que esa “casilla” de correo eran tan vieja como la palabra entrecomillada, por lo que, en rigor, la invitación no llegó. Hubo excusas algo más pueriles, como la de un intendente que no llegó porque, según adujo, debía “rendir un final”.

No era por vos, Norberto, era para Adrián

Entre los faltazos, fue especialmente notorio el del intendente de Trelew, Adrián Maderna. Aunque hubo especiales esfuerzos de Carlos Linares para acercar al trelewense con Luque, finalmente el pueblo de Luis estuvo representado por el secretario coordinador de Gabinete, Norberto Yauhar, sentado todo el tiempo al lado del ex intendente Linares. La jornada le deparó al ex poderoso ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de Cristina Fernández un mal trago. Fue en horas de la tarde, cuando iba a dar inicio el encuentro de intendentes con legisladores nacionales. “Disculpá Norberto, pero el encuentro es sólo para intendentes”, palabras más, palabras menos, fue lo que escuchó el representante de Maderna cuando se cerraba la puerta, por decisión expresa del “dueño de casa”, Juan Pablo Luque.

Intercambio de gorras

El acto Aniversario estuvo a punto de empañarse cuando un grupo de gremialistas docentes intentó traspasar las barreras de contención que delimitaban la zona, en el flamante paseo costero, para evitar que hubiera desbordes, sobre todo ante la anunciada (luego no concretada) presencia del gobernador Arcioni y la convocatoria de los estatales para expresarle su descontento. 

Tras algunos empujones y caídas, que generaron un momento de tensión pero no pasaron a mayores, el secretario general de ATECH, Daniel Murphy, protagonizó un tragicómico intercambio con algunos de los agentes de policía que custodiaban el lugar. En un primer momento, el dirigente exigió a los gritos que los agentes se identificaran y llamaran a su superior a cargo, pero al ver que no había respuestas de los agentes de seguridad, hombres y mujeres uniformados, la situación se fue distendiendo. 

“No te tengo miedo, ¿no me contestás, no tenés voz?”, preguntaba el dirigente, entre gritos de otros manifestantes, que recordaban a los propios policías que ellos también son empleados públicos. Fue entonces cuando el líder sindical le tomó la gorra de policía y se quitó la suya, del gremio docente, mientras algunos agentes le gritaban: “¡no toqués!”. “Tomá, te la cambio”, insistió Murphy, ya en tono de sorna, colocándole su propia gorra al impertérrito empleado policial. No pasó mucho más que eso, pero estuvo cerca de ser peor, sobre todo si, por lo que se vio, los policías hubieran reaccionado como algunos parecían esperar.

¿Y la obra del acueducto, ministro?

No hay dudas de la importancia de las obras anunciadas por el ministro de Infraestructura de la Nación, Gabriel Katopodis, en el Aniversario de Comodoro, por más de 3.000 millones de pesos. Incluso resultó simpática su permanente confusión del nombre del emblemático cerro comodorense, al que rebautizó como cerro “Chequén” en varios pasajes. Sin embargo, en una ciudad que atravesó gran parte de los 120 años de su historia penando por la falta de agua, se esperaba alguna definición más precisa sobre la obra de repotenciación del acueducto, tantas veces postergada:“Es un problema que el intendente Luque nos planteó desde el primer día, por eso estamos firmando obras de nuevas perforaciones y saneamiento que van a ser muy marcadas en los próximos meses”, respondió en principio ante la consulta específica sobre la repotenciación.

¿Hay un problema judicial? se le insistió en la improvisada rueda de prensa: “No, la gente de ENOHSA y la empresa están trabajando para poder reiniciarla y reactivarla lo más rápido que podamos, porque le falta muy poco; tenemos que terminar de acordar todo lo que tiene que ver con la reactualización de los costos y un cronograma de obra”. 

Es entendible que el funcionario nacional reserve detalles sobre la complejidad del problema y los pasos que se están dando para resolverlo, pero en el exceso de celo pareció contradecir al intendente Luque, quien en julio del año pasado anunció que se había firmado un acta de reinicio de obra. “No. Se está trabajando para reactivarla, estamos abocados a cumplir esa meta porque le falta muy poco”, reiteró a su vez, cuando se le recordó aquel anuncio oficial del año pasado. Tampoco se esperaba una nueva promesa de “en octubre se termina”, como se escuchó más de una vez en los últimos 7 años. Sin embargo, a falta de agua, buenas son las precisiones.

Miden fuerzas en la Junta Electoral

La interna del PJ da muestras de estar en movimiento pleno. Esto se observó en la última semana, con la conformación de autoridades de la Junta Electoral, donde hubo una pulseada muy clara por la presidencia de esa mesa, para la que un sector referenciado en Salvador Arrechea impulsó a una mujer de apellido Chavez, pero finalmente primó la postura impulsada por el tándem Luque-Nancy González-Gustavo Mac Karthy, una alianza que quedó consolidada en las festivas horas comodorenses. Finalmente, el estratégico organismo será presidido por Vilma Moya, que responde a la actual senadora González.  Un primer round que no define la pelea de fondo, pero acumula puntaje en las tarjetas del jurado.

Dos por uno en electrones

La discusión por el próximo contrato de concesión de la represa Futaleufú, que caduca en 2025, está en el centro de las discusiones políticas de la provincia. La Federación de Cooperativas viene impulsando el tema y fue tratado en una reunión mantenida con el intendente Luque en los últimos días, ya que junto al gremio de Luz y Fuerza, ese sector impulsa la iniciativa de que a partir del futuro contrato de concesión, se fijen los objetivos de que la presa venda la energía más barata a favor de las cooperativas: el interés apunta a que Provincia haga valer el 33 por ciento de su participación accionaria, para que las distribuidoras locales adquieran la energía a un precio promocional. 

El tema no tendrá definición inmediata, pero forma parte de las gestiones que contarían con el visto bueno del gobierno nacional, para que a partir de 2025 la provincia adquiera la mayoría accionaria, ingresando al mercado energético nacional (por sí misma o a través de una nueva concesionaria), además del objetivo de lograr una mejora en el precio de la energía para las cooperativas. Se trata de una empresa que el año pasado arrojó ganancias cercanas a los 1.400 millones de pesos y es un tema que deberá ser resuelto, si no el año próximo, por el gobierno que inicie su mandato en 2023.

Cambios en el bloque de concejales de Juntos por el Cambio 

El año legislativo local comenzó con novedades, ya que el bloque de Juntos por el Cambio tendrá nuevo presidente: se trata de Tomás Buffa, quien reemplazará a Ana Clara Romero. Fuentes cercanas al bloque dijeron que la transición se dio casi con naturalidad, ya que además el radicalismo, al que pertenece Buffa, preside la alianza de Juntos por el Cambio. 

Romero viene marcando un perfil en ascenso dentro de la referencia del macrismo provincial, a partir del buen concepto que Horacio Rodríguez Larreta tiene sobre ella, tal como ya se indicó desde esta columna. Por su parte, Buffa tendría el camino allanado para presidir la comisión de Asuntos Constitucionales, que históricamente fue presidida por la oposición pero que el año pasado le fue negada a Romero.  ¿Será una táctica del oficialismo para quebrar la relación interna dentro del bloque opositor?