COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Así lo reveló un informe de la consultora AERARIUM, al que tuvo acceso ADNSUR, en base a datos de la Secretaría de Hacienda de la Nación. Las provincias  más favorecidas fueron Buenos Aires, con 16.426 millones de pesos, equivalente al 24,4 por ciento del total; Córdoba, con 5.414 y Santa Fe, con 5.344 millones, en ambos casos con una porción equivalente al 8 por ciento de la torta de recursos adicionales.


Vale aclarar que no se trata de  la única asistencia recibida por Chubut desde el ámbito nacional. A través de otras líneas de financiamiento, la provincia obtuvo préstamos por un total de 10.000 millones de pesos (activados en junio y octubre, por 5.000 millones en cada etapa, distribuidos en dos y tres cuotas, respectivamente), además de otras compensaciones por vía de coparticipación federal. Los préstamos recibidos comienzan a devolverse desde enero de este año, mientras que los anticipos de coparticipación se descuentan inmediatamente, al mes siguiente de dichos adelantos.


Precisamente, la diferencia principal con los ATN radica en su carácter extraordinario, no restituíble hacia el Estado nacional. En ese ítem, la asistencia estuvo lejos de contribuir a sanear alguna de las masas salariales que el Estado provincial sigue adeudando, por ejemplo, a los docentes o los sectores de salud.

Repartos de aportes en tres grandes grupos

En el reparto de ATN, Chubut no es la menos favorecida, pero integra el último pelotón. Además de las tres provincias con mayor cantidad de aportes obtenidos, se cuentan Tucumán, Chaco, Entre Ríos, Salta, Santiago del Estero, Mendoza, Corrientes, Misiones, San Juan y Formosa, que integran un grupo que recibió aportes que van desde los 3.277 millones hasta los 2.033 millones de pesos.
Y por debajo de los 2.000 millones quedaron, además de Chubut, Jujuy, Río Negro, Catamarca, La Pampa, Santa Cruz (con 1.305 millones),  La Rioja, san Luis, Neuquén, Tierra del Fuego y CABA, siendo esta última la de menor cantidad de Aportes, con 580 millones de pesos.

Gasto frente a la pandemia

El informe de AERARIUM, que analiza toda la ejecución presupuestaria del año 2020 en el país, pondera que el gobierno nacional destinó 3,4 por ciento del PBI (917.793 millones de pesos) “a efectos de contrarrestar el impacto sanitario y económico del coronavirus, donde el programa de Ingreso Familiar de Emergencia, pese a ser discontinuado prontamente, concentró el 32% de las erogaciones ($263.000 M), seguido por el programa de asistencia salarial al sector privado registrado ($227.000 M)”.


Se destaca que el gasto asociado a la pandemia fue equivalente al 13.9% de las erogaciones primarias anuales, y su exclusión recorta la tasa de crecimiento interanual del gasto primario desde el 15.1 por ciento al -0.9 por ciento en pesos constantes.


La inversión de recursos destinados a la pandemia es uno de los puntos críticos para el gobierno, ya que según un informe que se presentó para debatir en el foro de Davos, que se realiza en entre el 24 y 28 de enero, Argentina es uno de los 5 países que menor proporción de su PBI asignó para afrontar la emergencia sanitaria, además de haber contraido su producto bruto en más de un 13 por ciento.