Este domingo, un informe publicado por ADNSUR daba cuentas que Comodoro Rivadavia tiene unos 19 asentamientos de tierras consolidados como barrios de precarias condiciones de infraestructura. Esto involucra a alrededor de 3.600 grupos familiares, es decir, unas 15 mil personas que viven en esas condiciones y sin servicios.

En ese sentido, el concejal Tomás Buffa, presidente del bloque Juntos por el Cambio, opinó que el problema de las ocupaciones de tierras en Comodoro “denota una falta de planificación de la ciudad de los últimos tiempos y el aprovechamiento y el uso político que ha tenido esta proliferación de algunos asentamientos, donde algunos han hecho beneficio y caja jugando con la desesperación de ciudadanos que están peleando por su tierra”.

Para el edil opositor, es “preocupante que se haya entendido como política habitacional, durante mucho tiempo, la entrega de terrenos. Entregar un lote a una persona sin recursos no es una solución, muchas veces es incrementarle el problema. Acá no se ha trabajado en la planificación y hoy tenemos esta en la ciudad, con un ejido totalmente amplio en cantidad de kilómetros, teniendo muchos espacios vacíos, sin una utilización eficaz de ese territorio”.

Buffa: “Debemos avanzar en la planificación urbana y romper tejidos de corrupción”
Buffa: “Debemos avanzar en la planificación urbana y romper tejidos de corrupción”

Según Buffa, el problema es doble, porque además de las ocupaciones de tierra, se da un encarecimiento de los servicios públicos”.

Enfatizó que el principio de solución al problema es un código de planeamiento urbano, que si bien “el Ejecutivo ha dicho que está trabajando en el proyecto, no lo ha compartido con el Poder Legislativo, o por lo menos con el bloque me toca presidir a mí. Proponemos juntarnos para trabajar, incluso hemos presentado un proyecto para crear una comisión permanente para este trabajo, que convoque a los colegios de arquitectos, de ingenieros, para que empecemos a desarrollar la ciudad como corresponde”.

“Hay que romper tejidos de corrupción”

Frente a la realidad de los 19 asentamientos registrados oficialmente por el municipio, Buffa indicó en Periodismo de 10 que el margen de acción desde el Concejo es limitado:
“La realidad es que desde lo legislativo no podemos hacer mucho más que trabajar en la normativa de fondo. Esto tiene una complejidad interdisciplinaria muy importante, porque muchos de los lotes no están aptos para edificaciones y después llegan acá los pedidos de normalización de la tierra, que tiene restricción porque hay un pozo petrolero en el medio, porque pasa un ducto, porque pasan los cables de alta tensión. Estamos dispuestos a colaborar en todo lo que haga falta para hacer un plan de normalización, sobre todo para que lleguen el día de mañana a tener el título de propiedad, no solamente para que puedan construir”.

Y añadió: “No podemos permitir que estas ocupaciones sigan ocurriendo, como se ve en barrio Rodríguez Peña donde tenemos un asentamiento en tierras de YPF, el municipio tiene que intervenir porque estas ocupaciones no son una solución, es lo que ha desvirtuado todo y nos lleva a la situación actual. Nosotros desde el Concejo estamos dispuestos a colaborar pero es un tema del Ejecutivo que tiene que actuar y terminar de romper tejidos de corrupción, porque atrás de esta entrega de tierras sabemos que hay algunos vecinalistas, algunos futuros políticos, algunos dirigentes que todavía manejan y ordenan la toma de tierras, incluso hasta muchas veces nos enteramos antes de que suceda. Entonces hay que ponerse a trabajar en serio y dejar de lado ciertas pertenencias políticas, porque esto tiene que ser pensado a 20 o 30 años de la ciudad”.

Navarro: “Hay que regularizar tierras sin premiar las usurpaciones”

La concejal Viviana Navarro, del bloque Frente de Todos, hizo alusión al problema de regularización de asentamientos ilegales de tierras en Comodoro Rivadavia, al recordar que hay 4.200 pozos petroleros sin sellar de acuerdo con lo que dice la ley, lo que extiende los radios de seguridad e impide la urbanización en cercanías. También advirtió que se debe mantener un equilibrio para evitar que la colocación de servicios y entrega de títulos aliente nuevas ocupaciones.

“Es un camino que empezamos a trabajar desde el comienzo de esta gestión, las regularizaciones dominiales y el ordenamiento territorial de la ciudad”, dijo la edil este lunes, al ser consultada en base al informe publicado por ADNSUR el fin de semana, sobre el registro oficial de 19 asentamientos y casi 3.600 lotes en esa situación.

Navarro: “Hay que regularizar tierras sin premiar las usurpaciones”
Navarro: “Hay que regularizar tierras sin premiar las usurpaciones”

“Como siempre, nos encontramos con los radios  de seguridad de pozos y minas (que todavía no han sido abandonados como corresponde y eso dificulta la llegada de servicios a muchos barrios de Comodoro, más allá de estos asentamientos. Ahí los ocupantes son todos electro-intensivos y eso también hace mella en las multas que paga la SCPL frente a CAMMESA. Es todo una cadena –indicó la concejal, en diálogo con Periodismo de 10, por CNN-  y esos radios de seguridad impiden que la gente tenga los servicios como corresponde”.

La representante describió que en zona norte  se busca hacer un acuerdo con varias empresas, con concesiones petroleras y mineras, a partir de un relevamiento que se había avanzado con el recientemente fallecido gerente de Petrominera, José Luis Esperón, al tiempo que precisó que son 4.200 los pozos sin sellar en el ejido urbano y alrededores:

“Hay muchos pozos que están abandonados desde hace décadas y no entran en la resolución del año 1996, que estableció la forma para el abandono seguro de esos pozos. Tenemos que acordar con Provincia y Nación una solución para estos pozos abandonados, para que la gente que viva alrededor pueda acceder a los servicios básicos (electricidad, agua y gas, entre otros)”.

Una vez que se avance en el abandono seguro de pozos, el radio de seguridad actual de 60 metros puede reducirse hasta 25 metros o menos, lo que permitiría mensurar muchos de los lotes ocupados en áreas alcanzadas por esas instalaciones petroleras de antigua explotación.

“El Estado no puede decir: ‘che, usurpen que yo después los regularizo’”

Navarro advirtió que igualmente se debe mantener un equilibrio a la hora de regularizar el dominio de las tierras, “porque hay mucha gente que está emplazada ilegalmente y hay muchas otras personas en Comodoro que están esperando, como cualquier hijo de vecino, alquilando y esperando acceder a un terreno con servicios. Entonces tampoco podemos ir a regularizar situaciones dominiales ilegales y al que esperó con su turno, como corresponde, dejarlo de lado, sino el Estado estaría diciendo: ‘che, usurpen que yo voy después y lo regularizo’. Ese no es el camino”.

Se le advirtió que muchos de los habitantes de esos asentamientos pagan un Derecho de Ocupante, a lo que respondió: “El derecho de ocupante lo único que hace es identificarte, pero no te da ningún derecho sobre la tierra porque el único derecho que tenés sobre la tierra es cuando firmás un pacto comisorio, cuando lo terminaste de pagar y tenés un título”.

Reclamo a Camuzzi

“Tenemos que buscar el equilibrio entre la regularización dominial, trabajando con el área Tierras y la Secretaría de Desarrollo Humano y Hábitat, algo que ya se está haciendo, para ver de qué manera se regulariza esa situación y que no se vea para afuera como un premio a quien se emplazó ilegalmente. Si no, el mensaje para quien espera un terreno en forma legal sería: ‘viste, si hubiéramos usurpado nos habrían regularizado. Esa no es la idea que tiene este Ejecutivo a la hora de regularizar todas esas situaciones”.

También recordó que algunas de las ocupaciones se dan sobre tierras privadas, pertenecientes a empresas, por lo que esos casos tendrán que resolverse entre quienes usurparon y los propietarios de la tierra.

Finalmente, la edil también reclamó que la empresa Camuzzi Gas del Sur contribuya con la extensión de redes de gas, con planes de financiamiento, del mismo modo que lo hace el municipio. “Ya sabemos que son una empresa, pero se trata de la instalación de caños por los que ellos van a brindar el servicio de distribución de gas y podrían recuperar el costo de la obra, mientras le prestan el servicio a la gente”, concluyó.