El índice Morgan Stanley Capital International (MSCI) bajó este jueves la calificación de mercado de la Argentina, ubicándola, tras su calificación como Mercado Emergente, en la categoría “standalone”.

El país había sido colocado como Emergente en 2018 luego de la liberalización del mercado impulsada por Mauricio Macri, y la incorporación al índice se realizó un año después, con la crisis económica que culminó con el ex presidente perdiendo las elecciones.

"MSCI anunció hoy que reclasificará el índice MSCI Argentina de la categoría de Mercados Emergentes a la de Mercados estatus de Mercados Independientes en un solo paso coincidiendo con la Revisión Semestral del Índice de noviembre de 2021″, señaló en un comunicado.

Y agregó: “Los índices MSCI Standalone Market no están incluidos en el MSCI Emerging Markets Index ni en el MSCI Frontier Markets Index. Sin embargo, estos índices utilizan los criterios metodológicos de los mercados emergentes o de los mercados fronterizos en cuanto a tamaño y liquidez”

Además, Craig Feldman, jefe global de Investigación de Gestión de Índices Management Research y miembro del Comité de Políticas del Índice MSCI, explicó que "desde septiembre de 2019, los inversores institucionales internacionales han estado sujetos a la imposición de controles de capital en el mercado de renta variable de Argentina”

Tras la nueva calificación Argentina compartirá categoría con países como Jamaica, Panamá, Trinidad & Tobago, Bosnia, Malta, Zimbabue, Líbano y Palestina.

“A pesar de que el índice MSCI Argentina sigue siendo replicable, ya que sólo las acciones extranjeras son elegibles para su inclusión en el índice, la prolongada severidad de los controles de capital en el mercado de renta variable argentino. La severidad prolongada de los controles de capital sin resolución no está en línea con los criterios de accesibilidad al mercado del MSCI. Esto ha llevado a la reclasificación del Índice MSCI Argentina de la categoría de Mercados Emergentes a la de Mercados Independientes”, remarcó el comunicado oficial.

Cabe destacar que tras la crisis en la balanza de pagos sufrida en el segundo trimestre de 2018 el gobierno de Macri tomó la decisión de  impedir las compras de dólares de más de USD 10.000 en medio de la volatilidad cambiaria, una medida que significó una fuerte traba para el movimiento de capitales y el acceso al mercado argentino para inversores extranjeros.