CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - La crisis en el grupo Arcor continúa. Ahora cerró la última planta de procesamiento de tomates del Valle Medio, al desactivar sus instalaciones de Choele Choel en Río Negro. La planta estaba a punto de cumplir sus 50 años en la región.

Una zona que supo albergar a seis grandes industrias y dar trabajo a miles de obreros, dejó a la producción tomatera sin destino. Hace meses que se hablaba del cierre y era desmentido, finalmente Arcor decidió trasladar la planta a San Juan. La empresa supo dar trabajo a más de 200 trabajadores, pero luego de sucesivos ajustes sólo quedaron 8 operarios trabajando, detalló BAE Negocios este jueves. 

La planta estaba abierta de febrero a mayo, cuando es la temporada, pero desde mayo pasado estaba frenada. A los empleados se les dio vacaciones, hasta que ahora se anunció el cierre.

"Luego de realizar un exhaustivo análisis de proyección de demanda y costos asociados con vistas al 2019-2020, La Campagnola ha tomado la decisión de no realizar la próxima temporada de molienda de tomate en la Planta ubicada en Choele Choel, Provincia de Río Negro. Cabe destacar que desde hace varios años esta planta está viendo seriamente afectado su nivel de actividad y resultados”, señaló Arcor en un comunicado.

Sobre la situación de los trabajadores dijo: “Frente a esta situación, la compañía ha planteado diversas alternativas a los colaboradores permanentes afectados, habiendo arribado a acuerdos con la totalidad de los mismos”. Aunque la empresa ofreció el traslado a San Juan de algunos trabajadores, no es fácil para muchos mudar a toda su familia de un día para el otro.

Hace apenas tres años, había tres plantas en esa zona: la de Arcor, la de Alco (ex Canale) y Molinos Bruning, que elaboraban fundamentalmente conservas al natural y puré de tomate. Hoy no queda ninguna. En septiembre del año pasado comenzó el fuerte ajuste y los despidos en la planta de Arcor de Choele Choele.

Fundada en 1972, el cierre es otro golpe duro más para la región. Se suma al cierre en el mes de mayo, de la planta de La Campagnola en San Martín de Mendoza en la que trabajan 150 operarios.

La preocupación de la población de la zona es porque los tomateros del valle de Medio de Río Negro van a tener que ver cómo se replantean la actividad, ante la falta de pedidos de La Campagnola.

Arcor viene de tres años de balance negativo y diez años de falta de crecimiento, detalló el diario.