RAWSON (ADNSUR) - El gobernador Mariano Arcioni envió a Legislatura un proyecto de ley por el que solicita autorización, en el marco de la grave crisis financiera que atraviesa la provincia, para utilizar hasta 15 millones de dólares (alrededor de 850 millones de pesos) del saldo disponible del BOCADE (Bono de Cancelación de Deuda), sobre un remanente de algo más de 80 millones de dólares que todavía tiene depositados la provincia en el Banco Chubut. La finalidad es para completar el pago de salarios de julio, cuyo último tramo debe abonar este viernes 29 de agosto.

El proyecto requiere la autorización de la Legislatura provincial, ya que dicho bono había sido colocado, por un total de 650 millones de dólares, para cancelar deudas anteriores al año 2016 y para realizar “obras públicas”, por lo que legalmente no puede ser utilizado para el pago de salarios.

Sin embargo, el proyecto, al que tuvo acceso ADNSUR, hace referencia a la grave crisis que atraviesa la provincia y a que en otras oportunidades se dio la misma autorización a municipios, como ocurrió con el 15% de ese bono que fue destinado a las corporaciones municipales.

“En el marco de la emergencia, es imperiosa la necesidad de este Poder Ejecutivo de poder contar con esta herramienta que permita utilizar hasta la suma de U$$15 millones para afrontar los compromisos salariales correspondientes al mes de julio”, expresa el proyecto.

La intención del Ejecutivo es que los diputados lo traten el próximo jueves, pero las fuentes legislativas consultadas por esta agencia dudaron de que se pueda sesionar, en el marco de las medidas de fuerza que realizan los empleados estatales y a las que adhieren los empleados del Poder Legislativo.