RAWSON (ADNSUR) - Con la renuncia de Miguel Donnet se sumó una nueva vacante a las que estaban pendientes hace años por el fallecimiento de Marcelo Guinle y las jubilaciones de Jorge Pfleger y Daniel Rebagliatti Russell, por lo que el Superior Tribunal de Justicia del Chubut presenta un panorama que reclama un urgente acuerdo político para volver a la normalidad, ya que hoy cuenta solamente con dos ministros en actividad, que son Mario Vivas y Alejandro Panizzi.

Con el nuevo escenario que se observa en la Legislatura, donde parece haberse restablecido el diálogo entre el Ejecutivo y la oposición, el gobernador Mariano Arcioni habría resuelto -según pudo conocer ADNSUR- convocar en breve a una mesa de acuerdo político, en la búsqueda de un consenso en los 4 nombres que debe enviar a la Cámara de Diputados para obtener la mayoría especial de 18 votos que exige la Constitución.

La información más importante desde el punto de vista político que tiene este dato ultra chequeado por esta agencia de noticias, son los nombres de quiénes formarán parte de esta mesa de acuerdos. Es decir, aquellos que serán responsables de representar a la mayor parte del arco partidario actual y de aportar los perfiles de los jueces que serán puestos a consideración.

Mario Vivas y Alejandro Panizzi, los únicos dos ministros en actividad en el Superior Tribunal de Justicia.
Mario Vivas y Alejandro Panizzi, los únicos dos ministros en actividad en el Superior Tribunal de Justicia.

Quienes serán llamados oficialmente por Arcioni para esta tarea serán: el vicegobernador Ricardo Sastre, a quien responde la mayor parte de los diputados del interbloque; el presidente del bloque de diputados de Chubut al Frente, Juan Pais; la presidenta del bloque del Frente de Todos, Adriana Casanovas; el presidente del bloque de Juntos por el Cambio, Manuel Pagliaroni; y los dos funcionarios de más peso político en el gabinete, es decir, el secretario general de la Gobernación, Javier Touriñán, y el ministro de Gobierno, José Grazzini.

En esta conformación, el Ejecutivo cree tener representada a la gran mayoría del espectro político actual con poder de decisión: si se consigue un acuerdo en el que estén representados casi todos los votos de la Cámara de Diputados, se da por seguro que no habría problemas para la aprobación.

Esta novedad de la amplia convocatoria, marca un cambio de postura notoria de la conducción del gobierno, que en un momento estuvo a punto de enviar la propuesta de los nombres sin consenso, lo que no daba ninguna garantía para su aprobación. Más aún teniendo en cuenta el nuevo sistema de selección incorporado hace algunos años, que exige una audiencia pública del postulante ante toda la Cámara para responder un interrogatorio.

Arcioni convocará a una mesa de acuerdo político para cubrir las cuatro vacantes en el Superior Tribunal de Justicia

Hay que recordar que este novedoso mecanismo no fue superado por la única mujer propuesta para el cargo, la comodorense Graciela Mercedes García Blanco, quien era impulsada por el ex gobernador Mario Das Neves en 2017, pero no consiguió los 18 votos luego de exponer ante la Legislatura.  

Ahora bien, el primer paso a tener en cuenta es que la Constitución establece que los pliegos son enviados por el gobernador a la Legislatura para su aprobación. Esto quiere decir que en última instancia, la propuesta final es responsabilidad exclusiva de Arcioni, quien se supone tendrá poder de veto sobre los nombres que se tiren sobre la mesa. Aclarado este punto, quedará resolver otro tema fundamental: ¿cuántos nombres de los cuatro pendientes aporta cada sector político? Y otro punto no menor ¿cuántos de esos nombres corresponderán a mujeres, ante un reclamo social de paridad de género?

NOMBRES EN DANZA

Ya en el terreno de las conjeturas, un primer acercamiento a esta difícil negociación marca que las vacantes podrían resolverse con dos nombres que aporte el oficialismo (Arcioni-Sastre), otro el PJ y el restante el radicalismo. Dentro del espacio del gobierno las charlas ya vienen más avanzadas hace tiempo, y es más sencillo determinar en qué nombres se podría coincidir.

La abogada comodorense, Iris Moreira.
La abogada comodorense, Iris Moreira.

Por un lado, es inamovible para Arcioni el nombre de Iris Moreira, la abogada comodorense que forma parte de su consideración desde hace más de un año, como ha reconocido públicamente. Y el otro nombre en el que parecen tener coincidencia tanto Arcioni como Sastre, es el del fiscal jefe de Puerto Madryn, Daniel Báez. El tercer nombre que estaba en carpeta –descartado Ricardo Napolitani, quien tiene un ofrecimiento del “Chino” Zannini a nivel nacional- era el del abogado trelewense Diego Martínez Zapata. Pero esta bolilla parece difícil por dos razones: primero porque el gobierno no tendría aval para ubicar tres nombres de los cuatro; y segundo, porque el nombre sería resistido por la oposición, por haber sido vinculado en su momento al ex secretario privado de Das Neves, el condenado en la causa Embrujo, Diego Correa.

En el terreno del justicialismo y el radicalismo, la propuesta es tan novedosa que los referentes de cada sector admiten que no tienen nombres definidos hasta el momento, aunque sí hay algunos que se vienen mencionando hace algún tiempo. La presidenta del bloque peronista, Adriana Casanovas, quien tiene línea directa con el intendente comodorense Juan Pablo Luque, aunque también muy buena relación con Carlos Linares y Gustavo Mac Karthy, tendrá una tarea para nada fácil: dar un solo nombre que conforme a las expectativas de todo el justicialismo, lo que parece imposible.

En el terreno del rumor, voceros del justicialismo comentan que hay algunos nombres que se vienen barajando hace algún tiempo. Por ejemplo, el de la jueza de familia de Comodoro Rivadavia, María Marta Nieto, y el de la jueza de Esquel, Mariela González de Vicel, quien participó de la redacción del nuevo Código Civil a nivel nacional. Algún referente peronista también intentó en su momento impulsar el nombre del ex camarista de Trelew, Omar Florencio Minatta, pero no tendría demasiado predicamento por estas horas. Mientras que por el lado del radicalismo, trascendió que un abogado muy bien considerado es Andrés Sobieralsky, oriundo de Trelew.

Fiscal jefe de Puerto Madryn, Daniel Báez
Fiscal jefe de Puerto Madryn, Daniel Báez

PERFIL POLÍTICO

Claro que además de la cuestión de género, que tendrá mucho peso en esta ocasión –hay que recordar que en la Legislatura espera tratamiento un proyecto de la legisladora madrynense Mónica Saso para establecer que el STJ debe tener 3 ministras mujeres- también es un dato relevante el perfil del nombre propuesto. Hay aspirantes con una trayectoria más bien técnica, siempre ligada a lo judicial o al ámbito del derecho, y otros perfiles más políticos, como el que se abrió con la llegada del ex senador Marcelo Guinle.

Si se piensa en un perfil político, un sector del FPV impulsaba a Blas Meza Evans –aunque su nombre seguramente no pasará el filtro en este caso-, mientras que un sector minoritario de la UCR no vería con malos ojos a Mario Cimadevilla –aunque tampoco sería de la consideración de los referentes de Cambiemos que estarán en la mesa-. Y también hay quienes mencionan al juez de Esquel, Jorge Criado, quien ha tenido una alta trascendencia en los últimos tiempos como presidente de la Asociación de Magistrados, y que tiene un pasado en un gobierno radical a nivel local.

Más allá de los nombres finales que se terminarán de cerrar entre los principales referentes políticos, el dato novedoso es que por primera vez de manera oficial, la cuestión del STJ se dirimirá en una mesa de negociación. Algo que nunca necesitó hacer Mario Das Neves porque contaba con los votos, y no supo llevar a cabo Martín Buzzi, quien durante 4 años desaprovechó una enorme posibilidad.

Jueza de familia de Comodoro Rivadavia, María Marta Nieto
Jueza de familia de Comodoro Rivadavia, María Marta Nieto

El mejor ejemplo quizás sea lo realizado durante la gestión radical de Carlos Maestro, quien en su momento cubrió los lugares del Superior Tribunal con hombres como José Luis Pasutti, de extracción radical, y Fernando Royer, de contactos con el peronismo; o el caso de José Luis Lizurume, quien designó como titulares de los ministerios públicos en un paquete de acuerdos, a una figura radical como Eduardo Samamé, y otra figura de pertenencia peronista, como Arnaldo Barone.

Será entonces un desafío para la actual clase política, que deberá resolver el tema lo antes posible, porque la corte chubutense no puede seguir funcionando con apenas un tercio de sus integrantes.