CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Las acciones argentinas avanzaron hasta 10% en Wall Street, mientras una ola de recompras de los castigados bonos de la deuda argentina favoreció una baja de casi 4% en la tasa de riesgo país en la última rueda de negocios previa a las PASO. Durante la jornada, el dólar transcurrió calmo, lo que le permitió al Banco Central (BCRA) llegar a esta instancia, como buscaba, sin tener que vender reservas para lograrlo.

La reacción del mercado sorprendió porque se esperaba que se mantuviera o acentuara la cautela, de cara a las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de este odmingo.

Según fuentes del sector, ello obedeció a las encuestas de último momento que llegaron a manos de quienes deciden las apuestas de negocios de los grandes fondos de inversión que sugieren que el Gobierno lograría el domingo un resultado mejor al que era esperado hasta hace unos días, detalló La Nación.

Esos sondeos en general, y otros estudios basados en posiciones que dejaron traslucir personas no identificadas políticamente por sus comentarios en redes, indican -según confiaron algunos operadores de mercado- que el oficialismo no evitaría la derrota (uno de ellos incluso lo da ganador, pero con un margen dentro del error estadístico), pero quedaría bien posicionado para poder revertirla en la elección general, en especial si se definiera en una segunda vuelta.

El escenario político que plantearon los sondeos disparó una serie de recompras que, dado el escaso volumen que se maneja en la plaza local, tuvieron fuerte impacto en las cotizaciones domésticas, en especial, en el caso de las acciones.

La revalorización de los papeles de las empresas argentinas en Nueva York, por simple arbitraje de precios, permitió al principal índice de precios de la Bolsa local, el S&P Merval, avanzar más del 8% en la jornada y cerrar marcando un nuevo máximo histórico en pesos.

Gustavo Neffa, director de RFT, dijo a La Nación: "Los bonos argentinos habían abierto la rueda en baja, siguiendo la tendencia general de mercado. Pero se dieron vuelta apenas se corrió la voz sobre una presentación en números favorable al Gobierno que una prestigiosa encuestadora hizo en conferencia para inversores del exterior".

"La encuesta fue el disparador que inculcó optimismo entre los inversores externos y los convenció de reforzar posiciones que eran muy cautas hasta aquí, lo que se transmitió luego al mercado local", coincidió el socio y director de la asesora Delphos Investment, Leonado Chialva.

El analista Gustavo Ber, de la consultora homónima, explicó que "todo derivó de las apuestas de último momento de algunos fondos del exterior que buscaron anticipar un posible resultado electoral auspicioso para el oficialismo".

En acciones, las subas fueron generalizadas, pero beneficiaron particularmente a los bancos (que están reportando balances favorecidos por las ganancias que les permiten obtener sus inversiones en Leliq, aunque sus márgenes tradicionales de negocios vienen en retroceso) y las empresas energéticas. 

Entre los bonos, las mejoras (verificadas a lo largo de la curva de vencimientos) promediaron el 2% y fueron las que posibilitaron que la tasa de riesgo país baje de 895 a 860 puntos en el día, que supone un retroceso del 3,9%.

La conducta del dólar también se acopló a la tendencia del mercado, ya que, tras haber abierto la jornada con un alza de hasta 20 centavos a nivel mayorista, la cerró prácticamente neutro, con una mejora de apenas 3 centavos en el día (a $45,25) respecto del miércoles. Aún así, "en la semana registró un avance de 60 centavos", según recordó el operador Gustavo Quintana, de PR Cambios.

Ese marcado recorte en la ganancia intradiaria no llegó a trasladarse por completo a su cotización al público, que quedó a $46,55 en promedio (+8 centavos), porque se verificó en la parte final de la rueda, es decir, cuando las cotizaciones de acciones y bonos locales aceleraban su tendencia alcista. Pero bastó para marcar un cambio en la tendencia de mercado en una jornada en la que se operó 32% más volumen de contado (US$873 millones) y 21% más en futuros (el equivalente a US$1117 millones), aunque, en este caso, el 60% estuvo concentrado en el plazo más corto (cierre de agosto), lo que indica que se esperan posibles variantes en la cotización del dólar vinculadas al dictamen indicativo que surja de las urnas, aunque acumula ya un alza de 9% en 45 días y del 20% en lo que va del año.

Pese a la calma cambiaria, el BCRA favoreció otra suba (la 15° consecutiva) en la tasa de referencia de la economía, al esmerarse para retirar unos $49.700 millones de circulación, por lo que quedó en 63,71% anual promedio, es decir, 33 centavos por encima del nivel del miércoles. Así, ya se ubica 5 puntos por encima del mínimo de 58,71% anual que alcanzó el 17 de julio, cuando se pensaba que podía chocar con el "piso" del 58% que le había fijado hasta mitad de la semana entrante la autoridad monetaria.

Fuente: La Nación/Por Javier Blanco