CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Aníbal Fernández, ex jefe de Gabinete, regresó a la Casa Rosada después de cuatro años. Si bien visitó Casa de Gobierno para reunirse con el secretario de Relaciones Parlamentarias, Fernando "Chino" Navarro, el ex funcionario de Cristina Kirchner tuvo su encuentro con el presidente Alberto Fernández

Según trascendió, Aníbal estuvo poco más de dos horas y de acuerdo a lo publicado por Clarín, no le habrían ofrecido ningún cargo. No obstante, su presencia despertó interrogantes ya que se dio dos días después de asegurar que estaba a disposición del Presidente "para jugar en el puesto que necesite". 

La visita del ex funcionario no tuvo que ver con una eventual incorporación. Se dio justo en medio de la cumbre que el jefe de Estado mantuvo con el gobernador bonaerense Axel Kicillof para trazar una estrategia común por la ley impositiva, y de la reunión de gestión entre el jefe de Gabinete con el titular de ANSeS, Alejandro Vanoli; por lo que ni bien arribó siguió de largo rumbo al Salón Verde de Casa Rosada. 

"Vino a ver al 'Chino' Navarro por temas de gestión", se limitaron a explicar altas fuentes oficiales al tanto del encuentro. Pero al término de esa visita, finalmente Aníbal Fernández pudo tener su charla pendiente con el Presidente, a quien -según dijo- "hacía mucho que no veía". 

Al retirarse, tras más de dos horas en Balcarce 50 y ante los acreditados en Casa Rosada, arremetió contra Mauricio Macri. "¿Cómo lo veo a Alberto? Lo veo muy bien. Hacía cuatro años que no teníamos Presidente, con este imbécil.,,", lanzó en alusión al líder del PRO. 

Además calificó a Alberto como su "amigo" y sostuvo que va a estar "para ayudar en lo que él necesite". Pero despejó cualquier duda: "Ni él me pidió que fuera a algún lado, ni yo le pedí, porque sería una falta de respeto".

No obstante evitó contar cuál fue el contenido de la reunión: "Hablé un tema mío, que no puedo contar", dijo, enigmático.

Con el organigrama en los puestos de mayor jerarquía casi completo, en la Casa Rosada aseguraron que, al menos en el corto plazo, no ven viable la incorporación del ex jefe de Gabinete a la gestión.