El ministro de Seguridad de Nación, Aníbal Fernández, opinó sobre la disputa dentro del Frente de Todos tras la derrota electoral del oficialismo ante Juntos Por el Cambio en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).  Donde el Presidente de la Nación, Alberto Fernández y la vicepresidenta, Cristina Fernández, marcaron sus posicionamientos con cartas públicas en medio de una recambio de funcionarios dentro del Gabinete Nacional.

“Si hay que discutir a los gritos, se hace, esto no es para cagones”, manifestó el funcionario sobre lo sucedido durante esos días en Casa Rosada. Y  afirmó que “no tengo preocupaciones de lo que sucedió. Si hay una discusión, hay que discutir en serio. Si hay que discutir a los gritos, se hace, como lo hice cientos de veces con el mismísimo Néstor Kirchner, a quien he amado profundamente. ¿Por qué no puedo discutir?”, dijo recordando su paso como ex jefe de Gabinete.

“Si a los 50 años llegué a ser ministro del Interior de Néstor Kirchner, ¿me voy a callar la boca con el mismo Néstor Kirchner? Ni en pedo. Yo estoy para discutir, porque ahí me pusieron ellos, yo no fui a buscarlo, me pusieron para hacer eso”, expresó.

Fernández manifestó - según publica Perfil. -que el mayor planteo del Frente de Todos pasa por “defender los intereses de un pueblo que está esperando resolver sus situaciones”. Y aclaró finalmente : "esto no es semántico, es de fondo: se discuten los intereses del pueblo, pero esto no es para cagones, eh. Poner un salame que diga ‘yo quiero hacer tal cosa’, ‘no vamos a hacer todo lo contrario’. No me callo la boca con nadie”.