“Linares, Luque y el presidente de YPF intentaron ponerle épica a una obra que representa la claudicación de nuestros derechos, del desarrollo y planificación de nuestra ciudad”, sintetizó Ana Clara Romero.

La candidata explicó que la ciudad aplicaba a las empresas que realizaban pozos de explotación petrolera dentro del ejido urbano un canon denominado Valor Pérdida de Ingresos Municipales (VDEPIN). Este canon buscaba compensar la improductividad de las tierras como consecuencia de su explotación, dado que la existencia de pozos dentro del ejido de la ciudad genera restricciones que afectan los planes de urbanización, por ejemplo. Este canon debía cobrarse hasta que los mismos sean debidamente sellados de acuerdo a la reglamentación específica, y servía para incentivar a las empresas a realizar su correcto abandono.

Romero añadió que aunque este tributo fue cuestionado por YPF judicialmente, la empresa perdió en todas las instancias judiciales a la acción entablada contra el municipio. “El 4 de diciembre de 2013 hubo sentencia del Superior Tribunal ratificando que el tributo debía ser pagado por YPF hasta que abandonara los pozos, pero 22 días después el intendente Di Pierro firmó un convenio con la empresa desistiendo de las acciones legales y modificando totalmente el tributo, dejando de lado el sellado de los pozos como condición para liberarse de la obligación”, explicó.

El perjuicio para los vecinos

Para la candidata a diputada nacional, quien viene siguiendo el tema en conjuntamente con Digna Hernando y Tomas Buffa, ambos de Juntos por el Cambio, este acuerdo comprometió los derechos de los comodorenses en favor de la empresa: “Todos aquellos comodorenses que no puedan tener gas por estar ubicados cerca de un pozo, por ejemplo, o aquellos loteos que se ven impedidos u obstaculizados por la existencia de pozos e infraestructura de la industria, tengan en cuenta que el municipio en la gestión de Di Pierro, renunció a gravar la falta de cumplimiento del abandono de pozos y también al sellado como corresponde. Estos pozos siguen siendo un problema sin solución para la ciudad”.

Recién cinco años después, en 2018, durante la gestión de Mauricio Macri, YPF suscribió y empezó a cumplir su compromiso de la construcción de la pileta. “Los vínculos entre la operadora, que tiene una larga historia en la ciudad, y nuestro municipio deberían redundar en beneficios para los comodorenses. Además de la gestión de los pozos abandonados, también debería ser tema de conversación la vuelta del número de equipos que trabajaban antes de la pandemia y el regreso de la sede a Comodoro Rivadavia, sin embargo nada de esto se hizo”, finalizó Romero.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!