ESQUEL (ADNSUR) - Muchos turistas que visitaron Esquel durante la temporada fueron sorprendidos con los controles de alcoholemia. Esta situación generó algunos inconvenientes con quienes viajaban a la ciudad y desconocían la ordenanza de Alcohol Cero que se exige para conducir.

En Esquel, como en muchos destinos chubutenses, si alguien da positivo en el test de alcoholemia, se impone el pago de una multa, el secuestro del vehículo y del carnet de conducir.

Este tema fue abordado por concejales, el Secretario de Turismo de Esquel, la Jueza de Faltas y hasta por el propio intendente Sergio Ongarato, quien señaló que esa ordenanza de Alcohol Cero debería al menos rediscutirse en el Concejo Deliberante.

Al respecto, Ongarato señaló que si Esquel pretende ser una ciudad turística "tenemos que cuidar muy bien que la experiencia del turista sea la mejor".

"El turista que nos viene a visitar está relajado por estar de vacaciones y no se va a fijar en las ordenanzas municipales todo esto hace que la persona, sin quererlo, pueda recibir una multa y una complicación muy grande por parte del estado por haber infringido una norma local", agregó.

"Esta ordenanza debería rediscutirse en el Concejo, a la luz de lo que sucedió con las sanciones a los turistas", indicó el intendente remarcando que la norma en Esquel es mucho más estricta que en otras ciudades.

"Secuestrar el auto e incluso sacarle el carnet de conductor a alguien que está visitando la ciudad puede hacer que su experiencia sea la peor que pueda haber tenido en vacaciones", argumentó.

Finalmente reiteró que se debe "cuidar muchísimo la actividad turística" a la que consideró como la única alternativa al Estado. "Si no tenemos turismo en la ciudad, la única alternativa que quedaría en el futuro, no en este gobierno, sería la minería", concluyó.

Fuente: EQSnotas