El presidente Alberto Fernández, participó por primera vez de forma presencial en la Asamblea General de las Naciones Uidas (ONU), que se realiza en la ciudad de Nueva York. Allí dio un discurso en el que expresó su repudio al atentado a la vicepresidenta, y también incluyó menciones al FMI y la soberanía argentina de las Islas Malvinas. 

El jefe de estado comenzó su presentación hablando sobre “la violencia política que se vive en la Argentina” que derivó en el ataque a la Vicepresidenta.

 "Muchas veces en la historia, los magnicidios han sido prólogos de grandes tragedias. Fundados en el rechazo o el odio hacia las víctimas, quienes perpetraron semejantes acciones quebrantaron la paz pública y abrieron las puertas a enormes disputas sociales. Pueblos enteros sucumbieron detrás de estos profetas del odio", comenzó diciendo Fernández.

El primer mandatario agradeció la solidaridad que Argentina recibió del mundo entero ante el intento de magnicidio perpetrado contra Cristina Fernández de Kirchner. "En la Argentina, el intento de asesinar a la Vicepresidenta no solo afectó la tranquilidad pública, también buscó alterar una virtuosa construcción colectiva que el año entrante cumplirá cuatro décadas de vida. En 1983 recuperamos la democracia e iniciamos un largo de siglo histórico en el cual alternaron en el Gobierno distintas fuerzas políticas".

El presidente intervino en el 77º Período de sesiones de la Asamblea General de la ONU.

"Los argentinos construimos el acuerdo del Nunca Más al terrorismo de Estado y a la violencia política, valoramos la democracia como un modelo de desarrollo social que exige respetar al otro en la diversidad. Estoy seguro que la violencia fascista, que se disfraza de republicanismo, no conseguirá cambiar este amplio consenso al que adhiere la inmensa mayoría de la sociedad argentina", manifestó el Presidente.

"Aprovechando la desazón que generó la pandemia y los efectos económicos de la guerra, los discursos extremistas y violentos proliferaron y encontraron tierra fértil para sembrar el sentimiento anti político en nuestras sociedades, guardar silencio ante semejante evidencia puede conducirnos a poner en crisis al mismo estado de derecho", continuó Fernández, e insistió "no aceptar resignados" la violencia y pidió "generar un enérgico rechazo global a los que generan la división en las sociedades".

Sobre la guerra entre Rusia y Ucrania, el Presidente dijo que: " Siempre hemos pregonado la resolución pacífica ante cualquier controversia. Es imperioso que cesen todas las hostilidades, por ese motivo, es necesario trabajar unidos para recuperar la paz". 

"Sostener este presente solo incrementará la pobreza y la marginalidad. Si no cambiamos no podremos edificar sociedades más justas, libres y estables, comprometidas con sus instituciones. Las naciones endeudadas sufren más el sistema establecido, Argentina está entre ellas, por eso quiero dar gracias a todos los estados que nos apoyan en el complejo proceso de renegociación de nuestra deuda externa, que mi Gobierno no generó pero afronta con toda seriedad", indicó.

En otro segmento del discurso, el Presidente advirtió sobre "la implementación de medidas unilaterales de coerción" y solicitó "levantar los bloqueos" que padecen Cuba y Venezuela, en nombre de los derechos humanos. Tras estas palabras, Fernández condenó al terrorismo y recordó los ataques a la Embajada de Israel y a la AMIA, e instó a la República Islámica de Irán en que coopere con la investigación. 

Por último, el Presidente reafirmó los derechos de soberanía sobre "las Islas Malvinas, Georgia del Sur y las Islas Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, que forman parte del territorio nacional argentino que se encuentran ocupados ilegalmente por el Reino Unidos". En este sentido, pidió reanudar las conversaciones, y habló sobre la explotación de los recursos naturales de las islas y alertó por "la desmedida presencia militar".

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!