CAPITAL FEDERAL - La AFIP reclamó hoy ante la Cámara Federal de Casación Penal que los empresarios Cristobal López y Fabián de Sousa sean juzgados por "defraudación al Estado", y no por "apropiación indebida de tributo", como dispuso ese tribunal.

El reclamo de la AFIP quedó plasmado en la apelación presentada este mediodía por el abogado del organismo, Ricardo Gil Lavedra, contra el fallo de la Cámara Federal porteña, que dispuso el cambio de carátula en la causa contra López y De Sousa.

"La Administración Federal de Ingresos Públicos tiene la firme decisión de impulsar la acción penal contra todos los responsables de una maniobra que ha causado un perjuicio al estado de miles de millones de pesos", sostuvieron los abogados de AFIP, que, en su calidad de querellantes, no pueden apelar la liberación de los dos empresarios.

La presentación de la AFIP fue realizada en el marco de la causa que investiga la retención de 8.000 millones de pesos en impuestos a la transferencia de combustible, a través de la firma Oil Combustibles, que forma parte del Grupo Indalo.

"De acuerdo a nuestro entender, esta maniobra ha sido urdida desde los más altos niveles de conducción de la AFIP para beneficiar al grupo Indalo, dando apariencias de legalidad a las enormes sumas de dinero que no ingresaban al fisco", sostuvo Gil Lavedra en el escrito de 45 páginas que presentó ante la Cámara de Casación.

Para los abogados de AFIP, la causa excede la "indebida retención de tributos", porque incluyó la participación del ex titular de ese organismo Ricardo Echegaray, quien, como los dos empresarios, se encuentra procesado, pero sin detención.

"Resulta muy importante para consolidar una ciudadanía fiscal responsable, que se apliquen con todo rigor las sanciones penales correspondientes a quienes han defraudado al Estado de modo tan ostensible y desprejuiciado", sostuvo Gil Lavedra.

"Nos cabe la responsabilidad de asumir la representación de millones de contribuyentes indignados que consideran estéril su esfuerzo fiscal si hechos de esta naturaleza quedan, por la arbitrariedad de los jueces, sin sanción alguna", sostuvo.

Para Gil Lavedra, la decisión de la Cámara Federal porteña de modificar la caratula de la causa "importa la virtual extinción de la investigación, erigiéndose como una suerte de sobreseimiento ´encubierto´".

"Esto garantiza, tal como ya lo he explicado en anteriores oportunidades, la impunidad de los autores de graves delitos, algo que es inaceptable, más aún cuando la propia resolución señala que la materialidad de los hechos denunciados es irrefutable así como también reconoce comprobada la responsabilidad que en ello les cabe a Echegaray, López y De Sousa", remarcó.

López y De Sousa estaban presos desde fines de diciembre pasado y fueron excarcelados hace 10 días por decisión de la Sala I de la Cámara Federal porteña, con los votos de los jueces Jorge Ballestero y Eduardo Farah.