RAWSON (ADNSUR) - Durante su período de descanso, Arcioni se alejó de la provincia el pasado 23 de diciembre, y como exige la Constitución Provincial, cedió el mando en su vice, Ricardo Sastre.

Ahora, con una ceremonia formal de reasunción, el lunes será el momento del retorno al frente de la administración provincial.

El inicio de las clases en marzo próximo, el pago de la deuda salarial que el Gobierno mantiene con los empleados estatales y la búsqueda de alternativas para redefinir la matriz productiva del Chubut figuran entre los temas prioritarios de la agenda de Arcioni.

Por su parte, el vicegobernador abrió un espacio para las reuniones cara a cara con los sectores conflictivos, aquellos que reclaman por los sueldos atrasados y también por la falta de tacto y consulta en los anuncios que se realizan desde el Ejecutivo.

Así sorprendió a todos a invitar a Casa de Gobierno y reunirse con los representantes del Poder Judicial y en el mismo día de protesta, primero atendió a los manifestantes de ATE en la puerta de Casa de Gobierno, y luego también tuvo un encuentro con ellos junto con los ministros de Economía, Oscar Antonena y de Gobierno, José Grazzini.

«El gobernador no tiene que molestarse por este tipo de acciones, que forman parte con las obligaciones que tenemos como responsables de la Provincia. Cada uno tiene su estilo», indicó Sastre cuando se lo consultó por las diferencias en la conducción.