RAWSON (ADNSUR) - Se viven por estas horas los típicos momentos de gran intensidad previos a un cierre de listas dentro del Partido Justicialista del Chubut: teléfonos al rojo vivo, planillas con firmas y avales que van de aquí para allá, y muchas dudas hasta último momento. Puede parecer a simple vista una discusión interna de peronistas, algo que no tiene relación con el difícil momento que vive la provincia a causa de la pandemia y la crisis económica. Pero en esta nota, ADNSUR te explica que puede estar en juego el equilibrio de fuerzas políticas dentro la provincia, con un bloque de 8 diputados que tiene un rol de árbitro incluso en cualquier pedido de juicio político. Además, ya se discuten por lo bajo las candidaturas hacia 2021, y se debate el perfil de un peronismo que viene resultando perdedor en las últimas 4 elecciones provinciales. Quiénes son los actores en juego, cuáles las ideas en pugna, y cómo se resuelve el proceso: todo, en estas 10 claves.

1) QUÉ SE VOTA

El justicialismo renueva en total 626 cargos partidarios, de los cuales 412 corresponden a listas de titulares y suplentes para 34 Consejos de Localidad en todos los municipios de la provincia. Pero la mirada está puesta, además de en los puestos locales, en los cargos provinciales que integran los dos principales órganos del partido. Se elegirán 29 titulares y 29 suplentes -representan de manera proporcional a cada uno de los 15 departamentos- para integrar el Consejo Provincial. Y además se elegirán 78 titulares y 78 suplentes para integrar el Congreso Provincial. Los departamentos de Escalante y Rawson son los que tienen mayor número de representantes, con 6 consejeros titulares cada uno. Le siguen en orden Biedma (3 consejeros), Cushamen y Futaleufú, con 2.

2) SISTEMA INDIRECTO

Tanto si hay lista de unidad o si se debe votar entre diferentes listas, se debe tener en cuenta que la elección del presidente del órgano ejecutivo (Consejo) como del órgano legislativo (Congreso) se realiza de manera indirecta. Es decir que la conducción final se decidirá en el mes de diciembre entre los nuevos 29 integrantes del Consejo Provincial, quienes de su propio seno, elegirán a uno de los miembros como presidente, que estará acompañado por una Mesa de Conducción con distintos vicepresidentes. Lo mismo ocurre en el caso del Congreso Provincial, que elegirá a su presidente entre sus 78 propios miembros ya oficializados por la justicia electoral.

3) PLAZOS VENCIDOS

La última renovación de autoridades en el PJ fue en 2016. La Carta Orgánica otorga un mandato de 3 años, con opción de una prórroga de un año, que es la que vence ahora en 2020. Por esa razón, la justicia electoral no permitió más tiempo al partido, que corre el riesgo de que se caiga su personería. Hay que recordar que hace 4 años el proceso fue traumático y una de las dos listas que se presentaron fue anulada por la Junta Electoral del partido. La no realización de comicios derivó en sucesivas internas del PJ en las PASO, que provocaron duras derrotas al peronismo chubutense, que viene perdiendo elecciones generales consecutivas en 2013, 2015, 2017 y 2019: dos de ellas las ganó Mario Das Neves, y las otras dos, Mariano Arcioni.

4) CONTEXTO ADVERSO

Mientras por ejemplo la UCR resolvió su nueva conducción en noviembre pasado, con el triunfo de Jaqueline Caminoa, el PJ dejó pasar la oportunidad por falta de acuerdos, y prorrogó todo hasta 2020, sin sospechar que iba a tocar este año marcado por la pandemia mundial de Covid19. No son pocos los dirigentes que no creen que estén dadas las condiciones para este proceso en medio del brote de casos que sufre la provincia, como lo ha expresado por ejemplo el intendente comodorense, Juan Pablo Luque. Si bien hubo planteos al presidente del PJ nacional, José Luis Gioja, y al juez electoral Hugo Sastre, hasta ahora la fecha se mantiene. La gran duda es si se logra la lista de unidad, ya que en ese caso no se debería ir a votar. En cambio, si hay más de una lista, Sastre debería fiscalizar un comicio complicado.

10 claves para entender el cambio de autoridades que afronta el PJ y que puede modificar el tablero político de Chubut

5) LISTA DE UNIDAD O INTERNAS

La gran mayoría de las fuentes consultadas por esta columna son optimistas en que se pueda lograr una lista de unidad con la mayor cantidad de sectores incluidos. En esa tarea están trabajando muchos actores, y quien ejerce el rol de coordinador es el dirigente José Salvador Arrechea, quien ya reunió todos los avales necesarios para cada uno de los departamentos. Claro que la discusión de fondo es a qué sector pertenece cada uno de los nombres que integran las listas tanto a los consejos locales, como al consejo provincial y al congreso. La Carta Orgánica exige muchas condiciones para presentar candidaturas, como por ejemplo reunir avales repartidos en toda la provincia y cerrar completos al menos 6 departamentos, casi un “distrito único”. No son muchos quienes están en condiciones de reunir esta logística a pocos días de un comicio y en medio de la pandemia. Quizás el único sector que pueda estar evaluando esa posibilidad sea el Frente Peronista que conduce Gustavo Mac Karthy. En ese caso, habrá que esperar hasta el mismo viernes, para ver si se integran a la lista general, o si presentan una lista propia, o si prefieren directamente no participar.

6) PRIMER PELEA DE FONDO: LA RELACIÓN CON ARCIONI

Una de las grandes discusiones ideológicas que está dando hacia adentro el peronismo en este cierre de 2020 es qué postura asumir frente al gobierno provincial que conduce Mariano Arcioni. Básicamente hay dos vertientes: figuras como Linares, Arrechea, Yauhar y Eliceche, por citar sólo algunas, pretenden un partido con un rol mucho más opositor, con posturas mucho más duras desde el bloque de diputados en la Legislatura, donde se discuten desde nuevos endeudamientos hasta pedidos de juicio político. En cambio, un sector integrado por la llamada Liga de Intendentes que integran Luque, Balochi, López e Ingram -entre otros jefes comunales- además de diputados actuales a los que se agregan dirigentes como Mac Karthy y Nancy González, tienen una postura más moderada de sostener la institucionalidad y hacer oposición constructiva. De estos dos sectores, el que tenga más consejeros e imponga la presidencia, va a marcar el perfil del PJ para los próximos 3 años. Es un dato FUNDAMENTAL.

7) SEGUNDA PELEA DE FONDO: EL RETORNO DE LOS EXILIADOS

La otra gran cuestión que viene generando una fuerte polémica es qué decisión tomar respecto a la reincorporación al justicialismo de figuras que se afiliaron a otros partidos o fueron candidatos en otros frentes contra el PJ. Los dos casos más emblemáticos, aunque no los únicos, son los de Adrián Maderna y Ricardo Sastre. La postura de los “armadores” Arrechea y Yauhar es que se incluya a todos en una amnistía en incluso que puedan tener, tanto Maderna como Sastre, la posibilidad de presidir el PJ local en sus ciudades. La otra línea, que integran Luque y Mac Karthy, plantea que si van a ser aceptados, deben sumarse “a la cola”, sin posibilidad de tener un rol conductor ni ser candidatos en lo inmediato. Por allí pasa otra de las grandes discusiones del armado de la lista, especialmente con los nombres en los departamentos Rawson y Biedma. No así en otros departamentos que ya están cerrados hace rato, como Escalante, Sarmiento y Río Senguer, donde habrá una participación especial de los intendentes en las candidaturas.

8) EL PESO DE COMODORO

Hay un reconocimiento de que el peronismo de Comodoro Rivadavia es el que merece seguir conduciendo el partido por ser el bastión electoral en todos los últimos años. Es el que aporta la mayor cantidad de votos y tiene el municipio más importante. Dependerá de cómo resuelvan sus diferencias sus principales figuras, encabezadas por Luque y Linares, para ver qué puede suceder con buena parte del futuro del PJ chubutense. La impresión general es que Luque y Linares no coinciden en lo más mínimo en cómo posicionarse ante el gobierno de Arcioni, y en la relación con figuras como Sastre y Maderna. Pero sí coinciden en no dividir la ciudad, y no generar una interna en Escalante. Al parecer esa será la prioridad, y en todo caso, la discusión sobre el perfil provincial pueda resolverse en la votación indirecta de diciembre por la presidencia del partido, en la que de todos modos, Luque no está interesado a modo personal, ya que no será candidato a integrar el consejo.

9) LA MIRADA EN 2021 

Nadie lo va a reconocer públicamente, pero en las negociaciones de las listas partidarias, ya se está hablando de apoyo a posibles candidaturas a futuro. Hasta el momento, sólo Carlos Linares ha expresado su intención de ser candidato a senador en el año próximo. Hay quienes están dispuestos a apoyarlo, pero no para que sea las dos cosas al mismo tiempo, es decir, presidente del partido y senador. Ahí surge un tema de negociación, al que se suman todo tipo de “operativos”, como la versión que se lanzó en los últimos días de una posible candidatura a senador de Ricardo Sastre por el PJ. Por supuesto, nadie se adjudica semejante versión, pero está claro que en el gobierno se frotan las manos, ya que les cierra por todos lados.

10) LA ALTERNATIVA FEMENINA

Si bien el nombre de Carlos Linares es el que suena con más fuerza como futuro presidente del PJ en una hipotética lista de unidad, hay sectores que dialogaron con esta columna que deslizaron otra posibilidad. La de “oxigenar” el partido con una cara distinta, incluso mostrando una renovación de género. La llegada de la primera mujer a la presidencia del PJ en la historia de Chubut sería un aire nuevo para renovar la imagen ante parte del electorado que viene siendo esquiva, piensan algunos. En ese plan, además de una figura como podría ser la senadora Nancy González, el nombre que suena fuerte porque va a estar en la lista provincial representando al PJ de Comodoro Rivadavia, es el de la actual presidenta del bloque de diputados en la Legislatura, Adriana Casanovas. Pero en ese caso, hay que esperar al cierre del sábado, y recién después, una nueva historia se verá en el mes de diciembre.