COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Los dichos del ministro de Economía, Luis Tarrío, dejan entrever un hecho no expresado en palabras, pero que está presente en la práctica. “Vamos a pagar los sueldos, en su totalidad o hasta donde lleguemos”, dijo este viernes a la mañana el funcionario provincial. Sumado a las dudas sobre los retroactivos adeudados desde marzo, más algunos incrementos salariales pendientes, que se han venido supliendo por “planillas complementarias”, sólo resta poner nombre a la situación: volvió el pago escalonado.

Después del mediodía se sabrá hasta dónde alcanza la plata para pagar las obligaciones salariales del Estado provincial. Según pudo saber ADNSUR, dependerá de cuánto cubre el anticipo de coparticipación solicitado al Estado nacional.

Con una masa salarial que asciende a 3.200 millones de pesos y un déficit fiscal que supera los 540 millones de pesos por mes, la incógnita a despejar para el gobierno es si podrá contar con asistencia financiera de Nación o si el costo de la “factura” por su alineación con la fórmula Fernández-Fernández a nivel nacional le significará un teléfono apagado del otro lado.

El gobierno provincial parece haber vuelto hacia algunos meses atrás, cuando anunciaba el fin del pago escalonado en las semanas previas a las elecciones que le dieron pasaje a 4 años más de gestión. Por entonces se pensaba que podía ser el remedio sólo para algunos meses: la enfermedad, agravada por la liviandad con que se cerraron acuerdos salariales que hoy se pueden pagar y una merma de recursos impensada, amenaza con prolongarse mucho más en el tiempo.