RAWSON (ADNSUR) - El diputado nacional Gustavo Menna afirmó que “no es cierto que haya un ahorro” en la reestructuración de la deuda en dólares anunciada la semana pasada por el Gobierno del Chubut. Agregó que “lo único que se logró es patear la pelota para adelante” y sostuvo que “la provincia continuará hipotecada por una deuda que nadie sabe a qué se destinó”, en alusión a los 650 millones de dólares tomados a comienzos de 2016 a través del BOCADE. 

“La Provincia continuará hipotecada por una deuda que nadie sabe a qué se destinó y que después de esta negociación continuará generando una afectación de los ingresos del Estado por cuatro años más de los originalmente previstos”, marcó. “Era una hipoteca que vencía en 2026 y como consecuencia de esta renegociación va a seguir condicionando a la Provincia hasta 2030”, precisó.

Menna dijo que el anuncio de la reestructuración realizado la semana pasada en la Casa de Gobierno del Chubut fue “con afirmaciones falaces acerca de que había sido un éxito y que implicaba un ahorro de 169 millones de dólares”.

“No es cierto que haya un ahorro. El stock de la deuda pública sigue siendo el mismo que antes de la negociación, solo que el plazo de pago, que llegaba hasta el 2026, ahora se extendió hasta 2030”, explicó el diputado.

Insistió con que “no hubo quita de capital; ni un solo dólar”, y tampoco “una baja de la tasa de interés, salvo una muy magra reducción circunscripta a los intereses de 2021 que bajan del 7,75% al 7,24%. Para el resto de los años, de 2022 al 2030, sigue en el 7,75%”.

Por ello, indicó, “lo único que se logró es patear la pelota para adelante, posponiendo las amortizaciones de los años 2021, 2022 y 2023, a costa de incrementar los vencimientos del 2024 al 2026, y de agregar vencimientos entre 2027 y 2030”.

Ante ello, marcó, “el costo financiero del endeudamiento en dólares se incrementa”, y citó al respecto al informe difundido el fin de semana por el economista chubutense Facundo Ball, que a través de su cuenta de Twitter indicó que el incremento de la deuda a 2030 será de 91 millones de dólares.

“Extender la deuda por cuatro años más obviamente genera intereses, con lo cual al final del camino los chubutenses habrán soportado el pago de más intereses”, dijo Menna en ese sentido.

Por eso, continuó, “el gobernador que asuma en diciembre de 2023 va a tener un problema con la deuda mayor que el actual, ya que además de los vencimientos previstos se le va a sumar la carga de los que se difieren de los próximos tres años”.

Y el gobernador que asuma en diciembre de 2027, “que hasta este acuerdo iba a estar libre de estos compromisos de deuda ya que el BOCADE vencía en 2026”, según el plazo original, antes de la reestructuración, ahora “va a tener que hacerse cargo de pagar vencimientos hasta 2030, por cuanto el ‘alivio’ del 2021 al 2023 se hace a costa a de ampliar cuatro años los plazos de repago”.

No se ahorró nada ni se solucionó nada. Se pateó la pelota para adelante, mientras se sigue tomando deuda nueva, como lo fue la emisión en octubre de letras en dólares por 34,5 millones”, enfatizó.