CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Con denuncias de recortes de honorarios y salarios de hasta el 40% o retrasos de pagos en centros privados y públicos del país, el malestar de los profesionales de la salud fue en aumento en las últimas semanas y terminó de consolidarse este sábado tras el anuncio de una suma extra para personal del Congreso que trabaja durante la pandemia. Frente a esta situación, trabajadores del sector manifestaron su descontento en las redes sociales, a través de una serie de publicaciones con la premisa: "No aplaudan más".

Uno de los médicos que difundió el reclamo fue Alejandro Risso Vázquez, especialista en medicina crítica y terapia Intensiva. En su cuenta de Twitter, escribió: "Por favor a la sociedad: cuando lleguen las 21 NO APLAUDAN MÁS. No hay NADA que aplaudir, nada que festejar, nada por que brindar, nada por que chiflar, ningún himno para homenajear. La Salud está más de luto que nunca, deberían de hecho hacer 1 minuto de silencio".

Luego, replicó algunas de las situaciones que afectan a los trabajadores del sector. Entre ellas, denunció recortes salariales de entre un 12% y un 40%, atrasos de hasta 90 días en el pago de facturas y el cobro de alquileres de consultorios que permanecen cerrados.

En tanto, Vázquez consideró: "Los respiradores van sin personal entrenado para su uso. Insumos y respiradores sin especialistas, mala combinación".

Ale Risso Vazquez on Twitter

El jueves último, la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas (ACAMI) puso la problemática sobre la mesa al solicitar la ayuda económica del Estado frente a la caída de la recaudación en la medicina privada, informó TN.

En una carta dirigida al ministro de Salud Ginés González García, aseguró que el derrumbe de la actividad obedece a la suspensión de la atención programada; a la disminución de las internaciones en número y complejidad; a una merma de hasta el 93% en las prestaciones ambulatorias y al aumento de los costos operativos, entre otras cuestiones.

En ese sentido, el sábado el Hospital Italiano difundió un comunicado en el que informó que los médicos sufrirán un recorte del 12% en el copago de honorarios de atenciones particulares desde mayo hasta julio.

"El hospital ha sufrido una reducción importante en el número de consultas y prácticas con la consiguiente caída en la facturación del orden del 60 por ciento", justificaron las autoridades, que también aludieron a "los incrementos en los costos ocasionados por la pandemia".

Ante este tipo de situaciones, la ACAMI, que nuclea a ese centro de salud y a otros como el Hospital Sirio Libanés, el CEMIC, el FLENI, el Hospital Alemán, el Británico de Buenos Aires y la Fundación Favaloro, describió el escenario que atraviesa el sector como "sumamente crítico", y sostuvo que muchas instituciones podrían "no superar airosamente la pandemia".

Por ese motivo, solicitaron al Estado "una asistencia económica y/o financiera extraordinaria" con el objetivo de reducir el impacto económico sobre el área en esta coyuntura de excepción.