ESTADOS UNIDOS - Aún sin la certeza de ser el triunfador declarado, el candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden, se presentó este viernes en el recinto de Wilmington (Delaware) para llevar un mensaje de confianza a sus votantes. "Los números nos dicen una historia clara y convincente, vamos a ganar", afirmó.

El mensaje de Biden, que se mostró junto a su compañera de fórmula Kamala Harris, llegó sobre las 23 (madrugada argentina), luego de que Donald Trump acudiera a la vía legal como única opción posible para seguir en el poder, horas después de que el candidato demócrata le arrebatara la ventaja en Pensilvania y Georgia, dos estados que necesita imperiosamente el republicano para lograr la reelección.

"Seremos los primeros demócratas en ganar Arizona en 24 años, Georgia en 28 años y reconstruimos el Muro Azul en el medio del país que se derrumbó hace apenas cuatro años", destacó al repasar los datos actualizados del escrutinio que le son muy favorables.

Mientras avanzaba la cuarta noche de conteo en Estados Unidos, Biden anunció que "aunque esperamos los resultados finales, no estamos esperando para empezar a trabajar". Y sostuvo que "vamos a ganar estas elecciones con una clara mayoría de la Nación detrás de nosotros".

“Los números nos dicen una historia clara y convincente, vamos a ganar”, aseguró Joe Biden

En un tono opuesto al de Trump, que lleva días denunciando un presunto fraude en los comicios, Biden dijo que el "propósito de la política" no debe ser una "guerra implacable" que busque inflamar el conflicto para resolver los problemas.

"Su voto se contará. No me importa lo mucho que la gente intente detenerlo. No dejaré que suceda. Se escuchará a la gente", prometió ante los intentos de la campaña de Trump de obstruir el escrutinio e invalidar sufragios.

"De una cosa estoy seguro -añadió-: un gran número de los 150 millones que votaron, quieren sacar la virulencia de nuestra política. Ciertamente no vamos a estar de acuerdo en muchos temas, pero al menos podemos estar de acuerdo en ser corteses unos con otros, en dejar atrás la ira y la demonización".

"Lo que se vuelve más claro cada hora es que un número récord de estadounidenses, de todas las razas, religiones y regiones, eligieron el cambio en lugar de lo mismo", remarcó, al tiempo que exclamó: "Nos han dado un mandato para actuar sobre el coronavirus, la economía, el cambio climático y el racismo sistémico".

Horas antes del discurso de Biden, Trump dijo que su oponente "no debería declararse" como ganador, cuando las proyecciones de los medios lo indiquen, porque las demandas presentadas por su campaña sobre el resultado de las elecciones "acaban de empezar".

"Joe Biden no debería declarar injustamente que ha ganado la oficina de la Presidencia. Yo también podría hacer esa declaración. ¡Los procedimientos legales acaban de empezar!", escribió en Twitter.

En busca de lograr los deseados 270 votos electorales, el número necesario par cantar victoria, Biden sumaba hasta el momento 264 delegados o 253, dependiendo de si se toma Arizona o no, donde algunos medios no proyectaron todavía su victoria allí, lo que sí hicieron otros la noche electoral como la agencia AP y Fox News, mientras que Trump tiene 214.

Cientos de seguidores del candidato demócrata a la Casa Blanca se acercaron hasta el recinto en Wilmington, desafiando el frío y las medidas de seguridad adoptadas por la pandemia.

Llevando carteles que aludían a la campaña, los simpatizantes de Biden se concentraron en una zona del estacionamiento del centro de convenciones Chase Center, a pesar de que no pudieron entrar.