La economista Natalia Ariño, desde la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) explicó durante una entrevista exclusiva con el canal digital de ADNSUR cómo se compone el precio de la carne, ponderando que la incidencia de impuestos tiene un peso casi similar al costo de criar un ternero, que lleva un promedio de al menos dos años. “El Estado tiene una participación muy alta, casi similar al costo de la cría, que es una etapa muy riesgosa para el productor”, cuestionó.

Periódicamente, FADA realiza un seguimiento sobre la evolución y el modo en que se componen los precios de tres productos fundamentales, como el pan, la leche y la carne. El último trabajo se publicó en mayo, con datos actualizados a febrero de este año.

“Por cada kilo de carne que pagamos, la cría representa el 30 por ciento, que es la parte de producción primaria y lleva por lo menos dos años alcanzar un ternero antes de seguir el proceso productivo, que puede ser en engorde (feedlot) o recría. Esa segunda etapa lleva otro 27 por ciento y luego el frigorífico, con un 6 por ciento”, puntualizó la economista.

Entre otros factores, explicó que un modo de atenuar los precios de la carne debería evaluarse por el lado de la carga impositiva.

“La carnicería representa el 9 por ciento y por último, la parte más llamativa del análisis, es que los impuestos representan el 28 por ciento del precio final. Ahí están todos los tributos: nacionales, provinciales y municipales, ganancias, IVA, créditos y débitos, ingresos brutos y tasas municipales. Cuando uno compara esto, se ve que la participación del Estado es muy alta, porque es similar a la incidencia del costo del feedlot y casi igual a la etapa de cría, donde el productor corre mucho riesgo hasta lograr un animal para pasar a la siguiente etapa y no sabe a qué precio lo podrá vender. Consideramos que en productos básicos propios de  la mesa de los argentinos, como la carne puntualmente, esta participación del Estado es muy alta”.

En el análisis sobre la leche y el pan también se dan pesos similares por parte del Estado, según los informes de FADA, ya que en términos generales, “uno de cada 4 pesos que conforma estos precios corresponden a impuestos”.

¿Hay incidencia, en los precios de exportación, sobre los valores de la carne en el mercado interno? ¿Por qué el precio se aceleró más que la inflación acumulada en el último año? ¿Hay formas de atenuar el impacto de los precios que pagan los consumidores? ¿Cuál es la participación de las carnicerías en la ganancia final? Estas y otras consultas fueron abordadas durante esta entrevista exclusiva del canal digital de ADNSUR.