CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Los bancos que operan en la Argentina tendrán que pedirle autorización previa al Banco Central para poder girar utilidades (dólares) fuera del país, según dispuso el organismo que preside Guido Sandleris a través de la Comunicación "A" 6768, bajo el título: "Distribución de resultados de entidades financieras. Autorización previa del BCRA".

En el mercado se interpretó como el principal paso hacia el control de cambios. Sin embargo, como parece ser un sello de la gestión de Hernán Lacunza en Hacienda, se trata de una medida "informativa", no compulsiva, y que está destinada exclusivamente a las entidades financieras, no a las empresas ni a inversores institucionales, como las compañías de seguros, detalló Infobae.