COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Según el proyecto de ley 65/19, remitido por el Ejecutivo provincial a Legislatura a mediados del año pasado, para pedir autorización para renegociar su deuda, Chubut afrontará este año vencimientos por 125,7 millones de dólares, el primero de los cuales opera durante el mes de enero, con un total de 17 millones de dólares.

Cuando a mitad del año pasado el gobierno de Arcioni remitió a Legislatura un proyecto para que se le autorice a renegociar su deuda con tenedores de bonos, colocados desde 2010 en adelante con respaldo de regalías, estableció un detalle puntual con los vencimientos que debe afrontar no sólo este año, sino todo lo que queda hasta 2026.

El gobernador Arcioni confirmó esta mañana que “el reperfilamiento”, nuevo término para refinanciar deuda, llevará un plazo de entre 4 y 6 meses, lo que implicaría que deberá afrontar al menos la mitad de los montos programados para pagar en la primera mitad de este año. Para no ser reiterativos, aquí se puede consultar un detalle del origen de esas deudas en distintos gobiernos y sus presuntas finalidades.

Una de las novedades es que hasta julio de 2020, la provincia habrá terminado de pagar el “Fideicomiso Financiero Chubut”, por el que obtuvo 150 millones de dólares hace 10 años. Para ello deberá pagar este año los últimos 13 millones de dólares que quedan de esa deuda, con vencimientos de 4,6 millones de dólares en enero; 4,3 en abril y 4,3 millones de dólares en julio.

Vale recordar que en octubre último terminó de pagar el “Bodic 1”, por 220 millones de dólares, pero todavía queda por concluir el “Bodic 2”, por otros 89 millones de dólares, que en este caso implica vencimientos por 27 millones de dólares en 2020 (5,8 en marzo, 5,9 en junio y 5,7 en septiembre), mientras quedarán otros 27 millones de dólares para 2021, con lo cual se cancelará ese bono (con el que se debían “construir dos hospitales nuevos de alta complejidad”, uno de ellos en Comodoro Rivadavia…).

Hasta 2026

Lo más grave está por venir. El ‘Bocade’ y el ‘Bopro’ se llevan este año unos 77,5 y 12,1 millones de dólares, respectivamente, de un total de 700 millones de dólares cuyo plazo de pago se extiende hasta 2026.

El Bocade tiene vencimientos en enero, por 12,5 millones de dólares; en abril, por 12,5 millones de dólares; en julio, por 12,5 y octubre, en este caso por 39,7 millones de dólares. Del total, nada menos que 50 millones de dólares serán para cancelar intereses, mientras que sólo el saldo corresponde a una reducción de la deuda original, que fue por 650 millones de dólares.

El Bopro, en tanto, contempla vencimientos del orden de los 3 millones de dólares, en los mismos meses que su hermano menor, aunque en este caso por un monto originalmente inferior, de “solamente” 50 millones de dólares.

 De allí que el objetivo de reprogramar estos vencimientos, “pateándolos” para dentro de dos o tres años, es una estrategia entendible –aunque no parece un buen plan para quienes aspiran a gobernar Chubut desde 2023, para cuando quedará ‘el muerto’- para salir de la asfixia actual, mientras se espera conocer el alcance del plan de reestructuración anunciado hoy a fin de encontrar más recursos para que pueda seguir funcionando una provincia cuyo nivel de endeudamiento la ubica entre los peores lugares del país.