COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR/Por Raúl Figueroa) - La reunión prevista por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) el próximo jueves en Viena se apresta a sostener el acuerdo de recorte de producción, lo que en teoría debería sostener los precios del barril de crudo dentro del rango de lento recupero que tuvo en los últimos meses, si bien los vaivenes del mercado provocan una oscilación casi constante entre 55 y 45 dólares. Mientras el mundo juega ese delicado equilibrio, la cuenca del golfo San Jorge registra una caída de inversión en casi la mitad de lo que se desembolsaba hasta 2015, sin perspectivas de un recupero en el corto plazo.

En el plano internacional, la expectativa es que la reunión del jueves 25 en Viena logre prolongar el acuerdo hasta marzo de 2018, para sostener el freno a la producción, con un recorte de alrededor de 1.800.000 barriles por día. Esta medida, que comenzó a aplicarse desde el año pasado, no logró totalmente el efecto buscado en su inicio, cuando se pronosticaba que el precio pudiera remontar hasta 60 dólares.

La explicación de que ello no ocurriera está dada por un efecto colateral del acuerdo de la OPEP, ya que el recupero de precios, que a principios del año pasado cayeron hasta la banda de los 30 dólares y luego se acercaron a los 50, provocó que áreas de recursos no convencionales en Estados Unidos volvieran a ser rentables, por lo que esa mayor cuota de producción proveniente del fracking estadounidense significó, en paralelo al recorte de la OPEP, un contrapeso para la suba de precios.

Precisamente, en las últimas horas el presidente Donald Trump hizo un anuncio que frenó el recupero de valores de la última semana, ya que tanto el WTI y el Brent mostraron 7 días de optimismo, al calor de las señales de la reunión OPEP (en el acuerdo de recorte también participan países externos, como Rusia e Irán). En efecto, Trump anunció la intención de poner en venta la mitad de las reservas de su país, que se sitúan en 688 millones de barriles, según publicó la agencia Bloomberg. Esto significaría reinyectar 95.000 barriles diarios al mercado durante lso próximos 10 años, según el mismo informe, lo que si bien no contrarresta el acuerdo de recorte, significa una señal a la que los mercados reaccionaron con suma atención, provocando un nuevo freno a la escalada. Se trata, además, de una maniobra del país del norte para seguir disputando la hegemonía del manejo petrolero a los países árabes, por lo que los analistas coinciden en que las recetas tradicionales (según la cual un acuerdo como el de mañana garantizaba automáticamente la suba de precios) ya no funcionan del mismo modo.

LA CUENCA SAN JORGE, LA CAÍDA DE INVERSIÓN Y LOS INCENTIVOS QUE NO FUNCIONARON

El acuerdo de la OPEP servirá a los principales jugadores, pero no garantiza efectos inmediatos en esta región. Muy lejos del corazón del mundo petrolero, más aun del centro neurálgico de la Vaca Muerta neuquina, la cuenca San Jorge sigue sintiendo los impactos a través de indicadores concretos: una baja de inversiones que en los últimos dos años significa casi la mitad de lo invertido en los años 2014 y 2015, con políticas de incentivo fiscal (reembolsos y subsidios a la exportación) que no sirvieron para evitar la caída de producción, la pérdida de regalías y, más grave aun, la sangría de puestos de trabajo.

Lo anterior fue reconocido tanto desde el sindicato petrolero como desde el gobierno provincial, tal como quedó reflejado por el posicionamiento del gobernador Mario Das Neves, al reclamar a Nación que los reembolsos a la exportación de petróleo, en lugar de pagarse a las petroleras, se destinen a crear un fondo anticíclico. Esa cifra, del orden de los 80 millones de dólares equivalentes al año pasado, se podría sumar a los subsidios que comprometió el estado nacional durante el 2016, de 7,5 dólares por cada barril exportado, más otros 2,5 que “adeuda” la provincia de Chubut (hay reclamos porque no los pagó), que también habría comprometido un aporte para completar 10 dólares por unidad vendida al exterior: si se toma la referencia de que hasta septiembre del año pasado se habían exportado más de 13 millones de barriles, resultaría un compromiso fiscal de otros 130 millones de dólares.

Es decir, más de 200 millones de dólares entre ambos aportes. Un monto similar a lo que en otras áreas de la provincia, el gobierno nacional pretende invertir a través del pomposo “Plan Patagonia”, cuyos proyectos no tienen base aun en la ciudad petrolera.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!
¡Sumate acá 👇🔗!
Recibí alertas y la info más importante en tu celular

El boletín diario de noticias y la data urgente que tenés que conocer