COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - “Dispónese el diferimiento de los pagos de los servicios de intereses y amortizaciones de capital de la deuda pública nacional instrumentada mediante títulos denominados en dólares estadounidenses emitidos bajo ley de la República Argentina hasta el 31 de diciembre de 2020”, sostiene el artículo primero del decreto de Necesidad y Urgencia número 346, firmado por el Presidente de la Nación. El mismo instrumento dispone además una serie de excepciones, entre las que excluye de la postergación de pagos a las letras originadas en el Fondo de Garantía de la ANSES.

¿Podría Chubut declarar también un default selectivo, considerando los vencimientos que debe afrontar este año a raíz de los títulos públicos colocados en dólares? La respuesta es negativa, precisamente por la forma en que se ha estructurado la deuda, ya que los distintos bonos han sido colocados con garantías de regalías petroleras.

“Argentina puede defaultear porque no entregó nada en garantía, puede hacerlo porque es un país soberano –explicó una fuente del gobierno provincial, ante la consulta de esta agencia-. En el caso de Chubut, se generó un fideicomiso que da garantías a los inversores y el activo fideicomitivo son las regalías. Por más que Chubut dijera ‘no quiero pagar’, cada mes las regalías ingresan al banco Comafi, que retiene la parte para pagar y el resto se lo a la provincia”.

De este modo, el Estado provincial no tiene la opción de decidir o comunicar una decisión de estas características, ya que los bonos colocados, como el BOCADE, están constituidos en su origen a través de esa garantía y el contrato vigente. “La República tomó créditos a sola firma y los bonistas tienen que esperar a que el Estado se siente a negociar, pero la circunstancia para las provincias, que tomaron deuda a través de una estructura de fideicomiso, es muy diferente. Por eso no tenemos esa posibilidad”.

Si bien Chubut pretende avanzar en una propuesta de reestructuación de su deuda, esa posibilidad está sujeta a la aceptación de los tenedores de bonos, pero todavía no ha sido presentada de manera formal.

En abril, los vencimientos previstos son de alrededor de 16,9 millones de dólares: 4,3 millones de dólares corresponden a la deuda originada en el año 2010 por el ‘Fideicomiso Chubut’ (se pagará la última cuota en mayo próximo); a lo anterior deben sumarse otros 12,6 millones de dólares en concepto de intereses por el BOCADE, por lo que el total a afrontar en abril asciende a 16,9 millones de dólares.