CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) -  "No queremos que haya impunidad", dijo el presidente Mauricio Macri en una referencia elíptica a la decisión del máximo tribunal de pedirle al Tribunal Oral Federal (TOF) 2 el cuerpo principal de la causa "Vialidad" para determinar si existen errores procesales en el expediente. Con esta medida se atrasaría el primer juicio contra Cristina Kirchner, previsto para la semana que viene. 

"Lo que todos queremos es progresar, trabajar, poner nuestro granito de arena. Que nuestro trabajo sea reconocido y que no haya impunidad", dijo el mandatario.

Al visitar el Parque Ecoturístico Iberá en Corrientes, el presidente consideró: "Es importante ratificar que este cambio que comenzó va a continuar. Acá hay un futuro inédito para los argentinos, porque nunca antes se había decidido errores de raíz, sin atajos, sin mentiras, sabiendo que ante cada problema hay una solución, que la vamos a encontrar todos trabajando en equipo".

Macri, quien estuvo compañado por el gobernador radical Gustavo Valdés, defendió su gestión y dijo que con su equipo trabajan "en las bases, en los cimientos". "No es lo que veníamos a hacer, pero lo tuvimos que hacer -reconoció-. Vinimos a crecer, a desarrollar. Había que hacer esa parte, y hacerla bien. Así tendremos un gran futuro por delante".

Según informó TN este martes a la tarde, la decisión del máximo tribunal provocó un fuerte impacto en el Gobierno. "Es una escandalosa resolución con olor a Alberto Fernández en busca de impunidad para la ex Presidenta", dijo la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, en relación al exjefe de Gabinete.

El ministro de Justicia, Germán Garavano, cuestionó: "Pareciera que la Corte no quiere que se realice el juicio contra Cristina Kirchner, es una decisión por lo menos extraña".

Finalmente, el jefe de Gabinete, Marcos Peña dijo que "genera la impresión de que la impunidad se puede consagrar".

Tanto la OA como el fiscal de juicio Diego Luciani reclamaron al TOF 2 que no se suspenda el comienzo de las audiencias.