PUERTO MADRYN (ADNSUR) - Victoria Cosentino fue sometida por su exnovio Bruno Zunino durante un año y medio con insultos, golpes, intentos de asfixia y el aislamiento de su entorno. Sin embargo, lo denunció y logró que lo condenaran, dio a conocer Jornada.

Tras conocer el veredicto de un juez, la joven contó la historia en las redes y cómo recupera con la ayuda de su familia y amigos.

Antes de esto era una chica normal, había terminado el CBC en la UBA y vivía en Buenos Aires, me juntaba con mis amigas, era muy familiera y cuando empecé con él me empecé a distanciar de todos” contó Victoria.

La joven mantenía una relación a distancia con su pareja. A veces el agresor viajaba a Buenos Aires, y otras veces ella venía a Chubut. “Cuando volvía de estudiar iba directamente a la casa de él; si iba mucho a lo de mi mamá había problemas, si salía con amigas era un problema, si iba con él al boliche y me encontraba con mis amigas y estaba un rato con ellas, también era un problema. Me convertí en una persona totalmente opuesta a lo que era” recuerda Victoria y define su situación en ese momento como el de una persona que “no hacía lo que yo quería, hacía cosas que yo no quería hacer pero todo para evitar problemas”.

La violencia fue creciendo y el aislamiento llegó incluso al punto en el cual el hombre le pidió que dejara los estudios. “Yo nunca los dejé pero si fue un pedido de él, me dijo que si yo quería seguir con la relación que tenía que abandonar los estudios, pero me opuse”.

Finalmente luego de un brutal agresión tomó valor para denunciarlo. Así se inició un camino que llevó hasta el juicio y la condena en suspenso para Zunino, quien deberá cumplir durante dos años con una serie de medidas restrictivas a los fines de evitar que se haga efectiva la pena a seis meses de prisión dispuesta por la justicia.

Victoria que le pase lo mismo a otras mujeres. Por esa razón, asegura que “es muy importante si uno no puede hacer la denuncia por una misma, poder contarlo a una amiga, a un hermano, a algún familiar y que esa persona te anime y haga lo que en mi caso hizo un amiga, que yo siento me salvo. Ella fue y se lo dijo a mi mamá, le dijo Bruno le está pegando a Victoria y no le importó si yo me iba a enojar con ella o no”.

Ahora Victoria se siente una mujer libre, otra vez. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!