TRELEW (ADNSUR) - Violento asalto a un joyero y su familia: los ataron con precintos y  los golpearon.  El hecho ocurrió después de las 22 horas en un domicilio de la calle Pecoraro al 500 y los asaltantes utilizaron un vehículo robado para llegar hasta ese lugar e irse una vez cometido el atraco.

El auto apareció horas después abandonado en una calle del barrio Primera Junta, en el sector oeste de la ciudad. Se trata de una Fiat Fiorino que en febrero se la habían robado a un repartidor de fiambres cuando bajó a un negocio del barrio Presidente Perón dejándola en marcha.

Al vehículo lo sustrajeron a plena luz del día de las inmediaciones de Rivadavia Norte y Nicaragua y este miércoles lo encontraron después de haber sido usado como medio de movilidad por los ladrones que asaltaron a la familia Roldan; al joyero, su mujer y sus tres hijos. Tenía las chapas patentes de otro rodado.

Violento asalto a un joyero y su familia: los ataron con precintos y los golpearon

El violento robo ocurrió anteanoche. Los Roldán fueron sorprendidos por cinco ladrones que entraron a la vivienda por un patio posterior. Parece que al primero que agarraron fue a uno de los hijos del matrimonio cuando se iba a dormir a un departamento del fondo de la casa y con él ingresaron al living en donde se encontraba reunido el resto de la familia. 

Según destaca diario Crónica, tres de los ladrones se encontraban armados, dos de ellos con revólveres y el restante con lo que aparentaba ser un cuchillo. Las víctimas fueron atadas con precintos obligándolos a tirarse al piso. Antes de ser reducidos se habría producido un forcejeo entre el dueño de casa y algunos de ellos y fue en esa circunstancias en que el joyero recibió golpes en la cabeza que más tarde motivarían su traslado al hospital.

Con los habitantes del lugar atados, los asaltantes se habrían apoderado de unos 300 dólares, un revólver calibre 32, cuatro relojes marcas Cartier, Vitorinox, Taghueler y Garnier; pusieron todo en una mochila que encontraron en el lugar y antes de irse uno de ellos habría vuelto a atacar al dueño de la casa para que les diera las llaves de la joyería y les explicara cómo abrir el negocio, desactivar la alarma y cómo abrir una caja fuerte que habría en el local comercial, información que uno de los hijos del hombre les habría brindado aparentemente para evitar que siguieran castigando a su padre.

La policía afirmó que también quisieron robarle la camioneta a la familia pero que al parecer se arrepintieron y no descartan que hayan tenido intenciones de llevarlo a Roldán hasta alguno de sus negocios para que bajo amenazas contribuyera a hacerles más fácil “el trabajo” delictivo.

Fue cuando el recordado comisario Elvio González se encontraba al frente de la Regional de Policía y en el mismo lugar en donde aprehendieron a los delincuentes le recuperaron al joyero toda la mercadería que le habían robado.