TRELEW (ADNSUR) - Al menos tres delincuentes encapuchados ingresaron en forma violenta a la vivienda de una abuela de 86 años y le robaron unos 50 mil pesos que guardaba en un bolso. El atraco ocurrió en un domicilio del barrio Don Bosco, en la zona norte de Trelew, cuando la mujer se encontraba acompañada de una hija, y por suerte ninguna de las dos fue lastimada pese a que uno de los ladrones las intimidó con un hierro y las encerraron en una habitación. 

Los ladrones llegaron al lugar con la información de que la abuela tenía guardado el dinero de unos ahorros y una vez adentro de la casa, lograron dar con la plata, tras revisar las distintas dependencias de la vivienda, sacando hasta la ropa de los placares y revisando cajones. 

De acuerdo a lo informado por El Chubut, el robo sucedió el jueves, después de las 22, en jurisdicción de la Comisaría Segunda.

La hija de la anciana damnificada dijo en contacto con ese diario: "Todo el mundo sabe quiénes son, y nadie hace nada" y relató: "Estábamos sentadas a la mesa, golpearon la puerta, saqué el pasador, abrí y entraron todos encapuchados. Nos llevaron al dormitorio, a mi mamá le pedían insistentemente la plata, la plata, y buscaban una cartera negra en donde ellos decían que estaba la plata. Es como que tenían la información de dónde estaba el dinero que buscaban y nos encerraron en la pieza hasta que apareció la plata".

"Buscaron por todos lados, tiraron cajones al piso. Sacaron toda la ropa del placard. Buscaron en la cocina algo para abrir una valija que vieron y no pudieron, y después se fueron, nos dejaron encerradas en la habitación, no cerraron la puerta con la llave porque no la encontraron. Nosotros nos quedamos ahí, pero por el bienestar de mi mamá, nada más", detalló la mujer. 

La mujer aseguró que "nadie sabía que tenía ese dinero" su madre. "Eran ahorros de ella", dijo y agregó que "tampoco buscaron otra cosa que no fuera dinero, encontraron esa plata y se fueron".

"Acá en el barrio (Don Bosco) hay un montón de vagos, pero yo no puedo decir que haya reconocido a alguno, porque no pude. No puedo acusar a nadie tampoco, pero basta con salir y andar un poco en la calle y uno puede llegar a sospechar. Esta es gente, evidentemente, que no trabaja", cerró. 

Explicó que se trata de un sector "muy inseguro", donde "todos los días o día por medio pasa algo".