BARILOCHE  (ADNSUR) - Tomás es un vecino de Bariloche que vende churros en la ruta para poder sobrevivir en medio del aislamiento por la pandemia de Coronavirus. El pasado fin de semana, la policía le decomisó la mercadería y le informó que le iba a aplicar una multa de de $3.000 por vender fuera del horario establecido. 

En una entrevista a Radio Seis de Bariloche, Tomás contó que estaba trabajando y como le había ido mal se quedó hasta las 19 horas. Cuando regresaba pasó un auto particular con un hombre vestido de policía y le dijo que le tenían que decomisar la mercadería.

Le habían quedado 5 docenas de churros y se las llevaron, con la canasta y un banco. Dijo que le iban a dar un acta para que la pudiera retirar, pero no se la dieron. Tampoco una constancia de la multa.

Tomás aclaró que "no es que quiero una ayuda económica, con que me compren churros estoy satisfecho, hay gente que piensa que quiero una ayuda económica". Insistió en que "lo único que pido es trabajar".

Además comentó que un secretario del intendente lo llamó, le pidió los datos y le dijo que si había multa se la iban a retirar.

También se comunicó un policía de la regional para pedirle información sobre el efectivo que lo interceptó, sin embargo no tiene ningún dato del supuesto efectivo, aunque sí pudo reconocerlo. "Nunca recuperé nada", aseguró.