NEUQUÉN (ADNSUR)-  Un grupo de unos cincuenta vecinos lincharon a en empleado municipal, quien murió quemado cuando le prendieron fuego su casa de la localidad neuquina de Centenario. Ocurrió después de que se viralizara por las redes sociales que su exmujer lo había denunciado por violar a sus hijas de 5 y 9 años.

Vecinos prendieron fuego la casa y mataron a un hombre denunciado por abusar de sus dos hijas menores

Los presuntos abusos estaban aún en plena investigación y la familia de la víctima asegura que no había pruebas en su contra. El hombre  fue  identificado como Rigoberto Godoy, tenía 65 años y vivía solo. Las llamas envolvieron todo antes de que la policía y los bomberos que se habían acercado al lugar pudieran rescatarlo.

La denuncia por el supuesto abuso sexual de sus dos hijas menores tomaron conocimiento público el  30 de octubre pasado, y los vecinos decidieron hacer justicia por mano propia. Incluso, también resultaron heridos varios efectivos policiales y patrulleros por los piedrazos que arrojaba la turba contra la casa del acusado.

El trágico desenlace de la historia ocurrió antes de que la Justicia recibiera los resultados de las pericias realizadas a las presuntas víctimas para confirmar, o no, la denuncia que había presentado su madre. Lo cierto es que solo contaba hasta el momento con un informe médico preliminar que no había advertido lesiones en sus cuerpos compatibles con un abuso sexual.

“Estoy shockeada, hay un montón de cosas que aún no puedo procesar”, admitió en una entrevista con LM Neuquén, la hermana del vecino asesinado por sus vecinos. En relación a la denuncia, la mujer aseguró que desconocía su existencia, y remarcó: “Si él cometió un delito tiene que pagarlo, pero no de esta manera, para eso tenemos una justicia”.

Según informó Télam, el hombre tenía un antecedente del año pasado cuando fue denunciado por un caso de abuso sexual, pero los investigadores señalaron que en esa causa fue sobreseído.

La investigación quedó a cargo de la fiscal de Homicidios, María Eugenia Titantiquien, quien ordenó la autopsia de la víctima y una serie de medidas para reunir información de vecinos del barrio donde ocurrieron los hechos, con el objetivo de identificar a los que participaron del linchamiento. Hasta el momento no hay imputados ni detenidos en la causa que es investigada como homicidio.