COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Luego de que el policía que intentó detener la usurpación de una vivienda en Standard Norte asegurara ante la Justicia que actuó en defensa de un tercero, una de las denunciantes, Macarena Leiva, aseguró que el acusado "empezó a tirar a lo loco. No es que tiró cuatro tiros como dice él". Cuestionó que en la calle "había chicos jugando" y pidió que el efectivo "se vaya del barrio". Su hermana, Carolina, agregó que "la casa está sola y supuestamente no tiene dueños porque la dueña murió. Entramos pacíficamente y vino este hombre con un martillo agrediéndonos y mi papá lo sacó y no tuvo piedad de nada. Buscó su arma reglamentaria y tiró a matar, a quemarropa". Desde el IPV, en tanto, aclararon que la casa usurpada "no está abandonada".

Una de las víctimas estuvo en la audiencia

"Desmiento todo lo que dijo el hombre. No fueron así los hechos. Fue a hablarnos y le dijimos que se vaya porque no era el dueño ni estábamos en su casa. Se apareció con el martillo y seguimos con lo que estábamos haciendo. Se fue a su domicilio a buscar el arma y en ningún momento dijo nada. Mi papá tampoco lo agredió: Fue, tiró un tiro al aire y después le disparó cuando estaban discutiendo. Salimos corriendo y empezó a tirar a lo loco. No es que tiró cuatro tiros como dice él. Mi papá tiene dos tiros uno en cada pierna, al igual que mi cuñado, Yo tengo bastantes roces de disparos en la pierna, en el muslo y en el tobillo”, contó Macarena Leiva en diálogo con Canal 9. 

“No fue a hablar civilizadamente como para arreglar las cosas”, manifestó y subrayó: "Creo que se tiene que ir del barrio. Somos vecinos enfrentados. En todo momento nos vamos a cruzar. Preferiría que lo saquen del barrio".

Consultada sobre si son conscientes de que estaban cometiendo un delito, dijo que sí pero enfatizó: “Que investiguen todo lo que tienen que investigar, pero lo que dice él no es la verdad. Que lo investiguen también a él. No puede reaccionar a él. En todo caso que espere a que venga la policía, no tirando tiros a lo loco habiendo nenes jugando en la calle”.

Usurpadores de Km.8 admitieron el delito pero reclaman que el policía que disparó "se vaya del barrio"

"La casa está sola y supuestamnete no tiene dueños porque la dueña murió; supuestamente cuando no están los dueños pasa al IPV pero en le IPV no te dicen nada. Entramos pacíficamente y vino este hombre con un martillo agrediéndonos y mi papá lo sacó y no tuvo piedad de nada. Buscó su arma reglamentaria y tiró a matar, a quemarropa. Había nenes, quedaron traumados. Había vecinos con nenes jugando en la calle", subrayó Carolina, otra de las denunciantes.

Agregó que "a mi papá le dio dos tiros en las piernas. En una le traspasó los huesos y en la otra no le llegó a entrar la bala. Una se la van a enyesar y de otra la tienen que operar. A mi cuñado también le hirió las pienas. Tiene fractura y dicen que son lesiones leves. Ellos son padres de familia. Mi cuñado tiene que salir a trabajar para mantener a su familia y está internado. Yo sé que estuve mal en ir a usurpar pero no tenía derecho a hacer estas cosas". 

"El hombre ya tiene otras causas. Lo echaron del barrio Ceferino por violencia contra los vecinos; juntaron firmas y lo echaron. En Palazzo fue violento contra chicos de Ciudadela en un partido contra Palazzo. Efectuó 10 disparos y los lastimó a todos", aseguró Macarena. 

"Se cagaba de risa (SIC). Hacía gestos obsesivos. Queremos que se vaya del barrio, que la gente venga a declarar", pidió.

Por su parte, el delegado del IPV de la Zona Sur, Martín Iparraguirre, le confirmó al canal que la casa usurpada "no está abandonada".

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!